Los precios de los alimentos deberían dar una tregua a partir del segundo trimestre – Economía

Los malos de la inflación en 2020 y presionados por el dólar, los precios de los alimentos deberían darle un respiro al bolsillo brasileño en 2021, especialmente a partir del segundo trimestre. En esta época del año, la cosecha de cereales se vierte al mercado, que promete batir un nuevo récord. El alivio de los gastos de alimentación no tiene por qué ser mínimo. Los alimentos representaron dos tercios de la inflación acumulada de 12 meses del 4,3% este año, según el Índice Amplio de Precios al Consumidor (IPCA).

La recesión alimentaria, sin embargo, podría incluir el nuevo eje de presiones previstas para la inflación en 2021. Debe provenir de dos grupos que este año se han comportado bien debido a la pandemia: los servicios y los precios administrados, cuyos ajustes deben ser autorizado por el gobierno.

Junto con el aislamiento social, la demanda de servicios cayó y evitó aumentos. A su vez, los precios administrados, que incluyen costos de transporte, combustibles, planes de salud, medicamentos, por ejemplo, se mantuvieron estables durante la mayor parte del año. Solo la electricidad vuelve a estar en plena vigencia este mes, con la bandera roja cobrando R $ 6.243 adicionales por cada 100 kWh.

“No hay espacio para que los alimentos sigan aumentando en 2021”, predice el economista Heron do Carmo, profesor senior de FEA / USP y uno de los principales especialistas en inflación. El repunte de los precios de los alimentos este año se debió a la máxima devaluación del tipo de cambio combinada con una mayor demanda en el mercado interno y externo. “Reunieron dos cosas que no siempre sucedían al mismo tiempo”. En su opinión, la perspectiva es que esta escalada no continúe porque la comida ya está en un nivel muy alto. Además, el tipo de cambio comienza a enfriarse.

READ  ¿Pfizer tomará la "carrera" de vacunas? Punto en noviembre para solicitar autorización para uso de emergencia

Dado que el diferencial de inflación de los alimentos será muy grande, casi tres puntos porcentuales, señala Heron, podrá ajustarse a las presiones de otros grupos de precios. Por tanto, dada la información disponible hasta el momento, espera que el IPCA cierre 2021 en torno al 3%. El último boletín Focus del Banco Central muestra que el mercado espera una inflación de 3.37% para el próximo año.

“El problema será la trayectoria de la inflación a lo largo de 2021”, pregunta el economista. A medida que comenzó el repunte de los precios de los alimentos en septiembre, se espera que la inflación acumulada en 12 meses alcance un pico y alcance o incluso supere el techo objetivo, que es del 5,25% para 2021 en mayo, pero luego se espera. gota, predice.

Otro experto en inflación, el economista de LCA Consultores, Fabio Romão, está de acuerdo con Heron. “La comida corre el riesgo de perder mucha fuerza en 2021”. Sin embargo, proyecta un IPCA salado para el próximo año: 3,5% y con posibilidad de ser superior.

Romão advierte que se espera que los frenos de inflación de este año – servicios administrados y precios – funcionen en la dirección opuesta en 2021. “Es probable que los servicios se aceleren con la recuperación económica y los precios administrados también. Los roles se invierten. ”

Otro riesgo significativo para la inflación en 2021 es el aumento acumulado de los productos industriales mayoristas durante este año, alrededor del 25%, según Romão. “Es una gran presión de costos y, a medida que la economía crezca, habrá espacio para la transferencia. Para 2021, espera un aumento del 3,4% en los bienes industriales en el comercio minorista, frente al 2,9% de este año. Sin embargo, el economista señala que el fin de las ayudas de emergencia y el alto desempleo pueden aliviar esta presión.

READ  Jeff Bezos de Amazon es la primera persona en el mundo en recaudar $ 200 mil millones

Patrimonio

Para el economista Fabio Silveira, socio de MacroSector Consultores, lo que más pesará sobre la inflación en 2021 es precisamente este legado de los altos costos de los bienes transables en 2020. “Los precios al consumidor ahora son más bajos que los precios de “equilibrio porque las empresas, para sobrevivir, mantienen los reajustes al mínimo”.

Se espera que la transferencia de costos heredados a partir de 2021, según Silveira, reviva los índices de consumo en el primer semestre de 2021. Como resultado, se espera que el IPCA cierre el próximo año en torno al 4,3%. Eso es medio punto por encima del centro del objetivo de 2021 del 3,75%.

Silveira también agrega como otra fuente de presión para el IPCA 2021 el rezago en los precios de los combustibles, que hoy están entre un 10% y un 12% por debajo de los precios del mercado internacional. “No hay forma de asegurar los precios del diesel y la gasolina que son bajados artificialmente por Petrobras”, dice.

Para el economista de Tendencia Integrada, Marcio Milan, los precios del combustible y otros precios administrados están en el centro de las preocupaciones sobre la inflación en 2021. Este año, los servicios administrados han aumentado en un 2.2% y su expectativa es un Avance del 4,8% para el próximo año. En otras palabras, más que duplica el ritmo alcista.

Milán, que prevé un aumento del 3,4% para la inflación general en 2021, señala que entre los grupos del IPCA, los precios administrados son los que se espera que aumenten más en comparación con 2020 y representan casi la mitad ( 1,23 puntos porcentuales) de la inflación del próximo año.

READ  El nuevo reloj inteligente Apple Watch Series 6 a un precio increíble

Entre los administrados, el economista destaca la presión que debe provenir de la gasolina. “Con el escenario de recuperación de la economía global, se espera que el precio del petróleo se acelere nuevamente y se convierta en combustible en el comercio minorista a lo largo de 2021”.

Impuesto

El economista jefe de MB Associados, Sergio Vale, reconoce que la preocupación por la inflación en 2021 requiere la recuperación de los precios de los servicios y la administración. Pero, en su opinión, el mayor factor de riesgo para la inflación en el mediano plazo es el tema presupuestario del país, si no se aprueban cambios relevantes. “Se espera una reforma a gran escala, pero si se frustra, esto debería mantener bajo presión al tipo de cambio y podría afectar los precios reales y la inflación”. MB Associados proyecta un IPCA del 3,8% para el próximo año.

Written By
More from Arturo Galvez

Mercenarios rusos al servicio de la mayor influencia de Vladimir Putin en el mundo

Mercenarios rusos custodiando el ayuntamiento de Sloviansk, Ucrania (Europa Press / archivo)...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *