‘Natureba’: sobre ciencia, técnica y tecnología

Los alimentos y todas las prácticas relacionadas con la producción y distribución presentan los alimentos como un producto básico. Este es el problema estructural

Las discusiones y comentarios sobre las ciencias son frecuentes en Nexo. Una controversia sobre los productos “naturebas” expresa una tensión latente, a menudo implícita, sobre entendimientos conflictivos sobre qué es la ciencia, cuál es su relación con las técnicas y tecnologías y cómo existen las prácticas científicas en la sociedad. Este texto es un intento de articular estas categorías de manera pedagógica, no solo para evitar malentendidos, sino también para una necesaria profundización teórica de este importante debate.

La ciencia se refiere a una serie de afirmaciones sobre objetos específicos que se estructuran a través de conceptos y determinaciones. Estas declaraciones son independientes de su enunciador y pueden juzgarse verdaderas o falsas (o indeterminadas) siguiendo una metodología específica para cada clase de objeto. De esa forma, podemos hablar de diferentes ciencias. Por ejemplo, una demostración válida en las ciencias matemáticas no implicará necesariamente su validez en las ciencias físicas, económicas o biológicas. En este sentido, las ciencias se producen a través de prácticas sociales (y no individuales) históricamente posicionadas dentro de su propio contexto. Como las ciencias son producidas por individuos organizados en instituciones, su práctica siempre está sujeta a interrupciones internas, disputas políticas internas y externas, el estatus socioeconómico de los científicos, etc. A pesar de que las ciencias enuncian un conocimiento verdadero sobre objetos bien definidos, la práctica científica no puede entenderse como algo ahistórico, ya que es social y, por tanto, siempre estará coaccionada por las formas sociales que constituyen la sociedad en la que se inserta (tal análisis sigue el objetivo teórico introducido en el libro “Estado y forma política”). Un ejercicio interesante consiste en comparar la forma y el contenido de un texto científico de Newton con uno de Einstein.

A su vez, la técnica generalmente se refiere al conocimiento sobre “cómo hacerlo”. Existen técnicas para hacer una torta blanda y hay ciencia para comprender los procesos químicos que producen una torta blanda. En el primer caso, métodos como el “ensayo y error” son suficientes para llegar al resultado esperado, en el segundo, no, porque necesitan un conocimiento abstracto (conceptual, más general) sobre compuestos y reacciones químicas que, combinados, conducen a la característica deseada que se puede clasificar como “suave”. De la misma forma, todos los lectores de este texto saben operar técnicamente con el dinero dentro del capitalismo (por ejemplo, comprando y vendiendo productos y mano de obra, o invirtiendo en empresas o fondos bancarios), aunque no conozcan científicamente el dinero como un factor social. forma de dinero capitalismo. Evidentemente, las técnicas también están limitadas por las formas sociales actuales. A continuación, afectan y se ven afectados por la forma en que se organiza la sociedad. Por lo tanto, las técnicas siempre existen junto con otras prácticas. Lo importante aquí es notar que las técnicas están relacionadas con intervenciones que tienen un determinado objetivo, que es notoriamente diferente de las ciencias que producen conocimiento (abstracto) sobre objetos muy bien especificados.

La crítica de ‘natureba’ es, en su raíz, una crítica de la mercancía alimenticia, que es una forma peculiar del modo de producción capitalista.

Las técnicas y las ciencias se pueden articular y de hecho lo son. La tecnología es el resultado de aplicar el conocimiento científico para producir nuevas técnicas o mejorar las existentes. Por tanto, la tecnología no es ciencia y, por tanto, no se puede confundir con ella. Volviendo al ejemplo de la torta blanda, se puede aplicar el conocimiento científico para rectificar la técnica de producción inicial para reemplazar el huevo, la leche y la mantequilla con opciones veganas. Sin embargo, dicha sustitución no es directamente el resultado de la práctica científica, sino una mejora técnica a través de la intervención tecnológica. También es posible producir ciencia sobre objetos técnicos y tecnológicos. Por ejemplo, Claude Shannon Probados científicamente los límites fundamentales de los sistemas de telecomunicaciones, válidos para todos los sistemas que existían antes, que existen hoy y que potencialmente existirán en el futuro.

READ  Un extraño descubrimiento revela que la luna se está oxidando, incluso sin agua líquida ni oxígeno

A pesar de esto, las ciencias, técnicas y tecnologías a menudo se confunden. Esto posiblemente se deba a la concepción universalista generalizada del “método científico”. De manera rudimentaria, el método científico universal es el juez de qué es, qué puede ser y qué no es ciencia, desconociendo las peculiaridades del tipo de objeto a investigar y la historicidad de las prácticas científicas, así como su articulación con la ciencia. otras prácticas sociales (el libro “La filosofía de las ciencias”Presenta un análisis detallado sobre el tema). Con eso, cualquier práctica social que pueda ser juzgada a través del “método” puede convertirse en una ciencia, que incluye técnicas y tecnologías.

En este punto, podemos volver a la discusión sobre “natureba”. Mi percepción es que Alice Kowaltowski es una seguidora del “método científico universal”. Su crítica a “natureba” es ciertamente pertinente y correcta, pero existe una confusión entre ciencia y tecnología, y cómo se articulan en un contexto social determinado. Tal argumento conduce a una posición política “tecnocrática”, ya que asume que el conocimiento científico en las ciencias químicas son las determinaciones más relevantes en el proceso social de elección de alimentos, lo que motivará a los productores a seguir lo que quiere la “demanda educada”. La respuesta de Gerd Sparovek y Andre Degenszajn indica correctamente el problema con el argumento de Alice Kowaltowski, demostrando que la defensa social de “natureba” es más que aceptable: es deseable, considerando los problemas bien informados sobre el uso (y abuso) de pesticidas. y fertilizantes. Además, Gerd Sparovek y Andre Degenszajn afirman muy bien cómo es problemático transferir conocimientos de un área (bioquímica) a otra (agroecología). Sin embargo, parece que la confusión entre ciencia, técnica y tecnología (como se señala aquí) también está presente. Por tanto, creo que ambos textos son correctos en sus críticas, pero incompletos porque no llegan a la raíz de los problemas. Nuestro desafío es resolver esta aparente contradicción.

READ  5 podcasts de ciencia que necesitas saber

La posición del texto frente a “natureba” es una crítica a la llamada lavado verde ampliamente utilizado por corporaciones capitalistas, acompañado de segmentación de consumidores, campañas de marketing masivas y una red (capitalizada) de certificaciones socioambientales. En la lectura de Alice Kowaltowski, la pregunta es individual (del consumidor) en la que el problema es la “falta de ciencia” y la solución sería una educación “científica”. En este enfoque, “natureba” sería una etiqueta sin sentido como en los productos gourmet. A su vez, Gerd Sparovek y Andre Degenszajn no ponen “natureba” como un lavado verde, sino como una forma de combatir institucionalmente los males provocados por el abuso de las corporaciones capitalistas después de la revolución verde. Dicha certificación sería una intervención positiva, ya que favorecería las buenas prácticas tradicionalmente establecidas.

La aparente contradicción se revela aquí. El primer texto tiende a resolver el problema del lavado verde a través de una respuesta individual, mientras que el segundo texto propone una resolución institucional a través de prácticas certificadas. Ninguno de ellos toca el punto fundamental: los alimentos y todas las prácticas relacionadas con la producción (incluida la regulación institucional) y la distribución (incluidas las etiquetas de calidad) presentan a los alimentos como un producto básico. Este es el problema estructural. Las técnicas se perfeccionan a través del conocimiento científico, produciendo tecnologías para aumentar la eficiencia de la producción de productos alimenticios restringidos por formas capitalistas de producción y distribución. Si se filtra de esta manera, ambos textos son a la vez una defensa de las ciencias y una crítica del capitalismo. Pero, ojo, para lograr una alimentación individualmente sana y ecológicamente sostenible, no podemos limitarnos a la educación científica o certificaciones institucionales o derechos universales abstractos. La crítica de “natureba” es, en su raíz, una crítica de los productos alimenticios, que es una forma peculiar del modo de producción capitalista. Su superación depende de la superación de las formas sociales capitalistas. Solo entonces se podrán producir y distribuir alimentos como una necesidad social a la que todos deberían tener acceso.

READ  El riesgo de los expertos

Pedro Henrique Juliano Nardelli es profesor asociado en la Universidad Tecnológica Lappeenranta-Lahti (Finlandia), donde lidera el grupo de investigación sobre sistemas ciberfísicos. También es investigador en la Academia de Finlandia y tiene el título de “profesor” de la Universidad de Oulu (Finlandia). Tiene un doctorado en ingeniería eléctrica / telecomunicaciones obtenido en un doble diploma entre la Universidad de Oulu y la Universidad Estatal de Campinas.

Los artículos publicados en el ensayo Nexus son escritos por colaboradores ocasionales del periódico y no representan las ideas u opiniones de Nexus. El Nexo Ensaio es un espacio que tiene como objetivo garantizar la pluralidad del debate sobre temas relevantes para la agenda pública nacional e internacional. Para participar, contáctenos a través de [email protected] informando su nombre, teléfono y correo electrónico.

Written By
More from Arturo Galvez
Los negocios quebran, la gente los salva una y otra vez. Tenemos que hablar de capitalismo …
Desde la Gran Depresión de 1930, ninguna intervención estatal de esta magnitud...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *