Otra década perdida – 26/12/2020 – Mercado

La crisis del coronavirus refleja el triste final de una década infame, que comenzó mal en 2011, bajo el impacto de la gran crisis financiera de 2008. Durante este período, el comercio mundial se contrajo y la mayoría de los países no progresó, o lo hizo a un ritmo rápido. muy lento, la “nueva normalidad”.

En Brasil, de confirmarse este año la previsión de un PIB negativo del 5%, la economía del país se habrá estancado durante diez años, con un crecimiento anual máximo del 0,2%. No es solo otra década perdida, sino el peor desempeño desde su apertura en el siglo pasado, según IBGE.

El capitalismo global ha perdido impulso desde el fin de las políticas de protección social en la década de 1970. Desde entonces, cada década, la inversión en el mundo ha sido menor: en Brasil ha caído del 20,5% del PIB en 2014 en 15, 4% en 2019.

Después de la crisis de 2008, la productividad de los países avanzados y Brasil aumentó en promedio del 0,5% al ​​1% anual. Este fue el aumento más pequeño de las últimas cinco décadas. Con la desregulación de los mercados, se estableció el imperio del capital financiero.

Las ganancias del sector financiero, que representaron el 10% de las ganancias corporativas en 1950, se elevaron a más del 30% a mediados de la década de 2010. En Brasil, los intereses y las ganancias del sector financiero se mantuvieron altos en 2010, como puede verse. verlo verificado por las ganancias de los grandes bancos.

La otra cara de esta moneda es la precariedad del trabajo y el aumento de las desigualdades y la concentración de los ingresos a escala global. Ahora, con Covid-19, el desempleo batirá un récord en la mayoría de los países. En Brasil, ya es del 14% y tiende a aumentar el próximo año.

READ  Pfizer / BioNTech buscan la aprobación de "emergencia" para su vacuna el viernes

Según el IBGE, el 10% más rico de la población brasileña concentraba el 43% de la masa de ingresos en 2018, mientras que el 10% más pobre tenía solo el 0,8%. Las crecientes desigualdades y la concentración de ingresos son un sello distintivo de la década de 2010, con la pérdida de derechos de los más pobres y el consiguiente deterioro de la democracia.

Martin Wolf escribió en el Financial Times que el auge del capitalismo rentista podría significar la muerte de la democracia liberal.

Brasil inició la década perdida con una expansión razonable del 3% anual y llegó a 2014 con una economía en desaceleración, pero con una deuda neta baja (36,7% del PIB) y abundantes reservas financieras (376 mil millones de dólares). A finales de 2014, el desempleo era del 4,7%, el más bajo de la historia, al igual que la pobreza y la miseria estaban en su nivel más bajo.

Poco después de la reelección de Dilma Rousseff, el país se hundió en una grave crisis política que arrinconó al gobierno. La Operación Lava Jato paralizó a Petrobras y a la cadena de producción de petróleo y gas, así como a las grandes constructoras, responsables de gran parte de la inversión.

Esta crisis se vio agravada por el abandono de la estrategia desarrollista practicada hasta 2014. Con el nombramiento de Joaquim Levy al Ministerio de Hacienda en 2015, se inauguró una nueva fase neoliberal aún vigente.

El crecimiento de las desigualdades sociales y la concentración de la riqueza alimentaron fuertes conflictos, que llevaron a movilizaciones sociales y generaron una ola de populistas de derecha, que fomentaron el odio y la radicalización. Así surgieron Donald Trump, en Estados Unidos, y Bolsonaro, en Brasil. Gran Bretaña, Polonia y Hungría son otros ejemplos.

READ  VIDEOS: "No te lo podemos vender", le dicen a un hombre que quiere comprar una pantalla a 10 pesos en Aurrerá

El desmoronamiento del tejido social y la desesperación de la población en los Estados Unidos han sido muy bien descritos por A. Deaton y A. Case en el libro “Deaths of Despair” (2019). El libro registra la proliferación de suicidios y muertes por sobredosis debido al consumo excesivo de alcohol y opioides. En Brasil, la situación no es diferente. El país ocupa el quinto lugar en número de personas con depresión, alrededor de 12 millones, según la Organización Mundial de la Salud.

El escenario no es alentador. Pero ya apareció una luz al final del túnel: la negativa del votante estadounidense a renovar el mandato de Trump, símbolo del nuevo autoritarismo. Este puede ser el primer paso hacia la caída de otros líderes duros e incompetentes.

Written By
More from Arturo Galvez

COVID-19: Más de 400 casos nuevos reportados en Long Island; Aquí está el desglose por comunidad

Hubo más de 400 casos de COVID-19 recién confirmados en Long Island,...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *