‘Paleopiratería’ hace que extranjeros dominen trabajos sobre fósiles brasileños, dice artículo – 01/03/2022 – Ciencia

‘Paleopiratería’ hace que extranjeros dominen trabajos sobre fósiles brasileños, dice artículo – 01/03/2022 – Ciencia

Un equipo internacional de investigadores acaba de cuantificar parte del impacto del contrabando de fósiles brasileños en el exterior. Casi el 60% de las publicaciones científicas sobre material de la cuenca del Araripe –entre Ceará, Pernambuco y Piauí– son lideradas por autores extranjeros no vinculados a instituciones brasileñas.

A pesar de que la legislación brasileña prohíbe específicamente la salida de fósiles utilizados como referencia para la descripción de nuevas especies (los llamados holotipos) del territorio nacional, el 88% de los especímenes descritos por extranjeros están fuera de Brasil.

Los hallazgos forman parte de un artículo recién publicado en la revista especializada Royal Society Open Science, que analizó trabajos académicos publicados entre 1990 y 2021.

En el artículo –que también investiga la situación de los fósiles en México–, los científicos señalan la presencia recurrente de prácticas colonialistas en la investigación paleontológica, con países ricos apropiándose de material y especies recolectadas en naciones más pobres, desconociendo la legislación nacional para proteger el patrimonio y perjudicando el medio ambiente. desarrollo de la ciencia en estos lugares.

Además de presentar datos cuantitativos sobre la paleopiratería, el nuevo trabajo detalla que las instituciones internacionales hacen la vista gorda ante el contrabando de fósiles y que las principales revistas científicas no exigen documentos que demuestren el origen lícito del material estudiado.

En algunos casos, los mismos grupos de investigadores europeos son los responsables de la exploración irregular de fósiles tanto en Brasil como en México.

La postura asertiva ahora elegida por investigadores brasileños y mexicanos marca la profundización de la estrategia de exponer públicamente los conflictos éticos y legales relacionados con la explotación irregular del patrimonio fosilífero.

«Estas cosas no son nuevas, vienen desde hace décadas. Estamos saturados de todo eso, pero no podemos ser escuchados por la comunidad científica internacional», dice el paleontólogo Juan Cisneiros, profesor de la Universidad Federal de Piauí y uno de los los autores del artículo.

Cisneiros señala que las poderosas instituciones de investigación de los países desarrollados, así como sus científicos, utilizan un vasto arsenal de represalias para intimidar y silenciar a los paleontólogos de Brasil y otros países latinoamericanos.

READ  Estados Unidos cerrará el famoso telescopio espacial de Arecibo en la jungla de Puerto Rico | Ciencias

“Son personas poderosas. Sabemos el peso de con quién nos enfrentamos. He calculado mucho los riesgos y sé que puedo sufrir consecuencias académicas, pero es algo que alguien tiene que hacer. Tenemos que luchar también dentro”. el campo académico. tema en los congresos, en la discusión de la ciencia», dice.

Uno de los principales temores de los investigadores es la posibilidad de restringir el acceso a los fósiles de Araripe depositados en colecciones en el extranjero. Es común que, para estudiar las principales especies de la prehistoria brasileña, los paleontólogos tengan que viajar por museos y universidades de Europa, Japón y Estados Unidos.

Además de la distancia geográfica y los altos costos asociados a la tasa de cambio desfavorable para los latinoamericanos, los paleontólogos también dependen directamente de las autorizaciones otorgadas por instituciones extranjeras.

En la encuesta realizada por los brasileños, se identificaron varias publicaciones en las que investigadores extranjeros detallan abiertamente que los fósiles fueron comprados por sus museos e instituciones: algo estrictamente prohibido por la legislación brasileña.

“Esto me incomodó mucho. Admitir que se compró un fósil brasileño significa no tener la más mínima vergüenza, no tener miedo al castigo. Es como si esa persona supiera que puede ir a un país, saquearlo y seguir hablando de él. abiertamente”, dice Cisneiros.

La coautora del trabajo, la profesora de la UFRN (Universidad Federal de Rio Grande do Norte), Aline Ghilardi, señala que las universidades y museos extranjeros tienen pocos incentivos para inspeccionar las cuestiones éticas y legales de los fósiles.

«Las instituciones hacen la vista gorda ante la situación de los fósiles porque se están beneficiando. Obtienen más artículos científicos en revistas de alto impacto y tienen hermosos fósiles que atraen a más visitantes a los museos. Nadie quiere perder el beneficio. Nada va a cambiar», dice el paleontólogo, que defiende exponer públicamente a las entidades.

Una de las voces más activas de la ciencia brasileña contra el tráfico internacional de fósiles, Ghilardi fue una de las organizadoras de la campaña de repatriación de dinosaurios. ubirajara jubatusque Alemania se niega a devolver.

La movilización, que trascendió las redes sociales brasileñas y llegó a la prensa internacional y conferencias científicas en el exterior, es considerada un parteaguas para el posicionamiento de los científicos.

El fósil del exótico animal, que vivió hace unos 110 millones de años en la región de Araripe, fue llevado ilegalmente a Europa, donde se describió la especie en un trabajo sin la participación de ningún brasileño.

Inmediatamente después de la publicación del artículo, en diciembre de 2020, investigadores brasileños comenzaron a movilizarse en las redes sociales a través de la campaña #UbirajaraBelongstoBR (Ubirajara pertenece a Brasil).

La polémica se extendió por la comunidad internacional y acabó llevando a la revista Cretaceous Research a cancelar la publicación de la obra. La revista también anunció una revisión de sus pautas, afirmando que ya no aceptaría fósiles sospechosos de haber sido recolectados y exportados ilegalmente desde sus países de origen.

A pesar de la presión, el Museo de Historia Natural de Karlsruhe dijo que no devolverá el fósil a Brasil. El curador de la institución, el paleontólogo Eberhard «Dino» Frey es precisamente uno de los autores del artículo sobre el ubirajara jubatus.

“Mucha gente lo criticó al principio, diciendo que las protestas con hashtag no funcionaban, pero logramos unir a la gente en varios lugares del mundo e ir más allá de las redes sociales. La discusión [sobre colonialismo na ciência] dejó de susurrarse en los pasillos y en los coffee breaks, pasó a formar parte del espacio principal en los congresos”, ejemplifica Ghilardi.

Uno de los grandes logros de la campaña fue el regreso voluntario a Brasil de la araña prehistórica Cretapalpus vittari. Nombrado en honor a Pablo vittareste y otros 35 fósiles fueron devueltos amigablemente a Brasil por la Universidad de Kansas, en Estados Unidos, en octubre de 2021.

READ  LABS.Maia es un proyecto que quiere acercar a los jóvenes a la ciencia

Aunque nota una mayor apertura al tema por parte de los paleontólogos extranjeros, Ghilardi reconoce que aún queda mucho camino por recorrer. Por ello, el grupo propone una serie de medidas de buenas prácticas para instituciones de investigación y revistas científicas.

Una de las principales sugerencias es la exigencia de una amplia prueba documental de que el material tuvo un origen legal en su país, así como la negativa de publicaciones cuyos fósiles tengan un origen dudoso.

Los autores también hacen un llamado a los investigadores y entidades internacionales para que se comprometan en asociaciones constructivas con los países proveedores de fósiles, abandonando el modelo puramente exploratorio.

Según la encuesta, la calidad académica de los artículos producidos a partir de fósiles obtenidos de forma irregular también se ve comprometida, ya que muchas veces no se incluye información esencial sobre el entorno en el que se recolectó el material.

La inclusión de intermediarios, contrabandistas y coleccionistas privados en la ecuación fomenta aún más la manipulación deliberada de fósiles con el objetivo de aumentar el valor de venta.

Debido a la gran cantidad de artículos firmados por extranjeros sobre el patrimonio de Araripe, el equipo no incluyó animales invertebrados y no holotipos en el análisis.

“Solo mostramos la punta del iceberg. La dimensión del problema es ciertamente mucho mayor”, explica Juan Cisneiros.

El objetivo del grupo es seguir explorando temas relacionados con el comercio irregular de fósiles.

Do lado brasileiro, também assinaram o artigo: Felipe Pinheiro, professor da Unipampa (Universidade Federal do Pampa), Marcos Sales, do Instituto Federal de Educação, Ciência e Tecnologia do Ceará, Renan Bantim, da Universidade Regional do Cariri e Flaviana Lima, da Universidad Federal de Pernambuco.

Written By
More from Arturo Galvez
La Tierra registró un nivel récord de gases de efecto invernadero en 2021 – 31/08/2022 – Medio Ambiente
La concentración atmosférica de gases de efecto invernadero y los niveles del...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *