Por qué persiste el dominio del dólar a pesar de la hegemonía estadounidense y…

Por qué persiste el dominio del dólar a pesar de la hegemonía estadounidense y…

Opinión de Bloomberg: si 2023 va a ser un mal año para el dólar, todavía tenemos ganancias. Las predicciones generalizadas de un importante retroceso de la moneda mundial después de un excelente año 2022 no se materializaron. El dólar sigue siendo el que manda.

Esto no sólo es ventajoso en los buenos tiempos, sino también cuando el resto del mundo no parece muy atractivo. El dólar no es sólo una moneda, es más bien una fortaleza medieval con un foso.

Sería difícil repetir el repunte épico de 2022. Por lo tanto, no es de extrañar que el dólar se encuentre prácticamente donde se cotizaba el 31 de diciembre, según el Índice al contado del dólar de Bloomberg.

Esto es el resultado de varias fuerzas: la Reserva Federal ha descartado recortar las tasas de interés; La recuperación china ha fracasado; Japón no puede decidir si reduce o no su exceso de liquidez; y la zona del euro está en problemas.

En caso de duda, opte por el dólar, especialmente porque la Reserva Federal no muestra signos de ceder en su lucha contra la inflación. No importa que durante años haya sido común afirmar que Estados Unidos está en declive a largo plazo a manos de China, una opinión que ha sido objeto de intenso escrutinio.

¿Hay fuerzas más profundas en acción? En diciembre de 2022, Un documento de la Reserva Federal de Nueva York atribuye gran parte de la primacía del dólar al llamado «Círculo Imperial».

READ  Laboratorios, G20 y FMI se comprometieron a vacunar a los más pobres - Observer

La idea básica es que el dólar no sólo es una parte integral del comercio mundial, sino que también está adquiriendo cada vez más importancia.. Cuando la Reserva Federal sube las tasas, el dólar gana, principalmente a expensas de los mercados emergentes.

Sin embargo, cuando la economía se desacelera debido a este ajuste monetario, los efectos se sienten más intensamente fuera de las fronteras estadounidenses que dentro de Estados Unidos. Esto se debe a que las exportaciones e importaciones representan una parte relativamente pequeña de la economía estadounidense. La demanda de activos seguros y líquidos –principalmente bonos del Tesoro estadounidense– también desempeña un papel importante.

Hay ironía y mucha tensión en este concepto. El dólar se ha vuelto más dominante, incluso cuando la participación de Estados Unidos en el producto interno bruto mundial está disminuyendo, frente a países como China e India. Esta asimetría es un elemento fundamental de la tesis, según Gianluca Benigno, uno de los autores del artículo y actualmente profesor de la Universidad de Lausana:

El peso de la economía estadounidense está disminuyendo con el tiempo debido al ascenso de Asia. Pero al mismo tiempo, el ascenso de Asia se combina con un papel más importante del dólar… Muchos países carecen de activos seguros. Es muy importante. Hasta que eso no se rompa, es difícil reemplazar el dólar, incluso si empiezas a ganar dinero en otra cosa.

Seguro y líquido, el dólar es lo que exigen los fondos de pensiones asiáticos porque estos países no tienen capacidad para absorber sus reservas. Esto crea un motor natural de demanda de dólares que sostiene la hegemonía.

Los acontecimientos ocurridos desde la publicación del artículo respaldan este hecho. El ajuste de la Fed está casi completo, pero ha dado paso a una posición alcista más prolongada. En este escenario, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reforzó en su discurso en Jackson Hole este viernes (25) que los tipos de interés podrían incluso alcanzar un nuevo máximo.

READ  Filtrar el procedimiento de salsa de cadena de comida rápida; los clientes están horrorizados: VIDEO

Dejando a un lado los problemas de China, una Reserva Federal decidida presenta opciones poco envidiables para muchos bancos centrales de Asia y de los mercados emergentes en general. Podrían bajar las tasas para mitigar una desaceleración proveniente de China. Sin embargo, al hacerlo, sus tipos de cambio frente al dólar se verán presionados. «Ésta es una gran divergencia y crea un dilema en muchos mercados emergentes en términos de elección de políticas», señaló Benigno.

Hay debilidades en el reinado del dólar. En ocasiones, las tensiones en otros lugares pueden volverse tan significativas y tan desestabilizadoras para los mercados estadounidenses que la Reserva Federal se ve obligada a cambiar de rumbo. Después de un período de estancamiento, Alan Greenspan recortó rápidamente las tasas en 1998 después de la quiebra rusa.

La crisis de deuda europea es una de las razones por las que Ben Bernanke y Janet Yellen procedieron con cautela al retirar las medidas de estímulo implementadas durante la recesión de 2008.

China también tuvo su parte: una devaluación fallida del yuan en 2015 contribuyó a que Yellen solo subiera las tasas de interés una vez ese año, en lugar de las múltiples subidas previstas.

George Soros analizó las cualidades imperiales del dólar en un artículo de 1984 en Tiempo financiero. El multimillonario pensaba en la defensa y en las consecuencias del desarrollo armamentista de Ronald Reagan. Gracias a la generosidad del Pentágono, los recortes de impuestos y la falta de los correspondientes recortes de gastos, el déficit presupuestario se ha disparado.

Si bien esto fue grandioso para Estados Unidos y una bendición para Reagan en un año electoral, se impusieron cargas significativas a los países de donde huyó el capital. Un círculo benévolo para Estados Unidos era vicioso en otros lugares, escribió Soros, quien predijo una crisis.

READ  Los accionistas de ExxonMobil y Chevron quieren respuestas más sólidas

De hecho, los problemas afectaron a América Latina y, en un esfuerzo por reducir las fricciones comerciales con los aliados, el entonces Secretario del Tesoro, James Baker, negoció el Acuerdo Plaza al año siguiente. El acuerdo tenía como objetivo debilitar el dólar frente al marco de Alemania Occidental y al yen.

Por más controvertida que fuera la Plaza, el trabajo de Baker fue bastante fácil en comparación con lo que se necesitaría para cualquier realineamiento importante en la actualidad.

Alemania y Japón eran socios del tratado de Estados Unidos. La Unión Soviética no estaba tan integrada a la economía mundial como China. A pesar de la destreza de Beijing para atraer cadenas de suministro durante las últimas tres décadas, China todavía carece de una moneda que respalde sus ambiciones.

El mundo pertenece al dólar, simplemente vivimos en él.

Esta columna no refleja necesariamente las opiniones del consejo editorial ni de Bloomberg LP y sus propietarios.

Daniel Moss es columnista de opinión de Bloomberg que cubre las economías asiáticas. Anteriormente, fue editor ejecutivo de economía en Bloomberg News.

Obtenga más información en Bloomberg.com

Leer también

¿Elección? Cómo los argentinos ya están dolarizando la economía por su cuenta

Cómo este multimillonario aprovechó la crisis para construir un imperio en Europa

Written By
More from Arturo Galvez
Dimite el primer ministro francés | Francia
La primera ministra francesa, Elisabeth Borne, dimitió el lunes, menos de dos...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *