¿Todavía tienes espacio para la homofobia en el fútbol? – blogs

El pasado viernes 14 de mayo, el carismático Gil do Vigor, un personaje llamativo del último BBB, sufrió ataques homofóbicos al visitar la Ilha do Retiro por primera vez. El hombre de Pernambuco nunca ocultó su amor por el deporte, y en su visita ganó una camiseta, un león de peluche e hizo su famoso baile, el “tchaki tchaki”.

La visita, que tenía todo para ser un éxito desde que Gil se convirtió en un fenómeno, se convirtió en otro triste caso de homofobia en nuestro país. El asesor deportivo Flávio Koury, filtré audio, criticó el baile de Gil do Vigor.

“Hay 1,2 millones de personas que piensan que el Sport solo ha estado viajando, solo hay maricones. Ir a vender es camisa. Todo el viaducto se comprará. ¡Va a ser lindo!”

En otra parte del mensaje, afirma que la danza es una desmoralización. Una ausencia de vergüenza en la cara. Para Koruy, Gil ser gay y bailar en un estadio es una falta de respeto. Y le pregunto, ¿falta de respeto con quién, señor consejero?

La falta de respeto para mí son las más de 420.000 muertes en la pandemia, muchas de las cuales podrían haberse salvado si hubiéramos tenido una vacuna. La falta de respeto es gente hambrienta, es falta de escuela. Ni un baile, mucho menos la orientación sexual de alguien.

El ataque del asesor deportivo tuvo lugar tres días antes del Día Internacional contra la Fobia LGBT. La respuesta del club fue el domingo, cuando ingresó a la primera final del Campeonato de Pernambucano con el sobrenombre de Gil, “do Vigor” junto a los nombres de todos los jugadores. Y la celebración del gol de Everaldo fue el baile “tchaki tchaki”.

READ  La NASA quiere un gran aumento de presupuesto para sus planes lunares. ¿Está mordiendo el Congreso?

El lunes 17, varios clubes hablaron sobre la jornada, abriendo el espacio de discusión e inclusión.

De los 16 clubes que compitieron en el Campeonato Paulista 2021, nueve se posicionaron. Entre ellos se encuentran los grandes de São Paulo, Red Bull Bragantino y Ponte Preta. Siete no mencionó la fecha. Entre ellos está el guaraní.

Mucha gente piensa en este tipo de manifestaciones de mimimi, pero es muy importante porque el fútbol es un retrato de nuestra sociedad machista, racista y homofóbica. Cuando los clubes abren este espacio para la inclusión, podemos imitarlo en nuestra vida diaria.

Para los clubes no hay nada vergonzoso en hablar en contra de la homofobia. Al contrario, abraza y da la bienvenida al aficionado y aumenta la simpatía y el respeto que es visto por todos. Lástima que no todos los líderes lo hayan entendido todavía. Por último, si no quedó claro en mi texto, no es solo un hombre al que le gusta una mujer que ama y sigue el fútbol. Hombre que le gusta el hombre, mujer que le gusta el hombre y la mujer que le gusta la mujer, todas estas personas pueden animar. Porque el deporte es plural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *