Un alpinista español pasó 500 días en una cueva sin luz natural ni contacto con el exterior

Un alpinista español pasó 500 días en una cueva sin luz natural ni contacto con el exterior

Un montañero español pasó 500 días en una cueva sin luz natural ni contacto con el exterior

El experimento se considera sin precedentes debido a las condiciones extremas de aislamiento.

La alpinista española Beatriz Flamini pasó 500 días en una cueva de 70 metros de profundidad, sin luz natural, contacto con el exterior y referencias al paso del tiempo, en un experimento sin precedentes supervisado por científicos que finalizó el viernes.

Los 500 días que Beatriz Flamini, considerada una «deportista de élite», pasó en una cueva del sur de España son también un nuevo récord mundial, ya que superaron todos los casos anteriores conocidos, en los que, sin embargo, el aislamiento nunca había sido tan extremo y allí había al menos un reloj dentro de la cueva, es decir, había una referencia al paso del tiempo.

La experiencia de Beatriz Flamini se considera, por tanto, inédita, debido a las extremas condiciones de aislamiento, según la Federación Andaluza de Espeleología, que apoyó a la montañera antes y durante su estancia en la cueva.

La federación preparó el interior del foso ante la entrada de Beatriz Flamini, el 20 de noviembre de 2022, con cámaras de vigilancia instaladas.

También se creó un área de «intercambio», donde un equipo de apoyo dejó comida, agua y otros artículos y donde Beatriz Flamini dejó la basura que produjo, flashcards y más, videocámara y notas escritas, generalmente con algunas solicitudes.

Durante todo este período, Beatriz Flamini nunca vio a otras personas ni habló con nadie más.

Según dijo en una conferencia de prensa el viernes, horas después de salir de la cueva, tampoco habló en voz alta por su cuenta, diciendo que solo levantó la voz cuando realizó grabaciones para una cámara.

READ  Actualización de Telangana Covid-19: el estado cruza la marca de 70,000, Hyderabad informa 532 casos nuevos

Durante la rueda de prensa, la deportista se disculpó por haberse atragantado, justificando que llevaba casi año y medio sin hablar con nadie.

La idea de esta experiencia, que Beatriz Flamini insistió el viernes que era «una actividad» de «deportista extrema, de élite», surgió de la propia montañera, que la ofreció a un documentalista.

Beatriz Flamini se ha dedicado a realizar expediciones en solitario a las montañas más altas del mundo y es considerada una experta en autonomía en condiciones extremas.

Esta experiencia ha sido y es seguida también, desde la preparación, por equipos de investigadores de dos universidades españolas, en Granada y Almería, en áreas relacionadas con la salud (física y mental) y diversas ciencias sociales.

Los científicos observaron el comportamiento y los cambios corporales de Beatriz Flamini dentro de la cueva, en las imágenes captadas por las cámaras, y analizaron las notas que escribía y las grabaciones que hacía y dejaba en la plataforma de negociación.

El montañero ahora seguirá siendo seguido por los investigadores y se sometió a un reconocimiento médico el viernes, nada más salir de la cueva, cuyo primer diagnóstico indica un estado general de salud aparentemente bueno.

Por lo que ella misma dijo el viernes, de todo lo que le han dicho antes científicos y médicos que le podía pasar dentro de la cueva, tras un largo periodo de aislamiento, no solo ha tenido alucinaciones auditivas.

Sin noción del tiempo transcurrido, Beatriz Flamini vio entrar a dos espeleólogos y una psicóloga al espacio donde vivió durante 500 días, «mientras dormía», el viernes por la mañana.

“Pensé que bajaron a decirme que me tenía que ir porque algo pasó”, dijo a los periodistas, y admitió que no sabe nada de lo que pasó durante esos 500 días en el mundo, ya que estaba “anclada el 20 de noviembre”. 2022″ y sintiendo que entró en la cueva «hace poco tiempo».

READ  La revista de ciencia popular más importante de Estados Unidos toma una decisión sin precedentes en 175 años con respecto a las próximas elecciones presidenciales

«Cuando vi la luz [ao sair da cova] No sentí nada porque para mí hace tiempo que no entré”, agregó, sin entrar en demasiados detalles, mientras se prepara un documental y un libro sobre la experiencia.

Además de grabar para una cámara, ser filmada y escribir, Beatriz Flamini leyó 60 libros durante este período y dibujó.

Los equipos de apoyo proporcionaron más de 1.000 litros de agua y 1,5 toneladas de alimentos y otros materiales.

Beatriz Flamini nunca pulsó el botón de pánico instalado en el interior de la cueva, a la que entró a las 48 y salió a las 50.

El secreto para mantenerse aparentemente tan equilibrada era concentrarse «en el aquí y ahora», dijo ella misma, quien explicó que comía cuando tenía hambre o se veía delgada, dormía cuando tenía sueño y se levantaba cuando despertaba. de pie, leyendo, dibujando o haciendo ejercicio, respondiendo siempre a lo que le apetecía hacer.

Written By
More from Arturo Galvez
La ciencia revela el contenido de las cartas de María Antonieta y su amante
Atrapada en las Tullerías, María Antonieta escribió el 4 de enero de...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *