“Unirse al coro” para relanzar la misión educativa

“Unirse al coro” para relanzar la misión educativa

Publicamos el texto de la carta conjunta que el Dicasterio para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica (Divcsva) y el Dicasterio para la Cultura y la Educación (Dce) dirigió a todos aquellos que participan “en la educación misionera en las escuelas católicas.

A todos los que participan
en la misión educativa
colegios catolicos

¡Muy caro!

El 22 de mayo, el «Dicasterio para la Cultura y la Educación» y el «Dicasterio para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica» invitaron al Vaticano a los protagonistas de la red mundial de escuelas católicas, para presentarles el potencial y los desafíos de la misión educativa, en esta fase de la historia, descrita por el Papa Francisco no tanto como «un tiempo de cambio, sino un cambio de era» (cf. Papa Francisco, Mis mejores deseos de Navidad a la Curia Romana21 de diciembre de 2019).

¿Por qué la invitación a este tiempo de escucha ha sido lanzada no sólo por el Departamento dedicado a la educación, sino también por el Departamento que se ocupa de la vida consagrada? Porque una parte muy sustancial de los más de 240.000 colegios católicos que hacen de la Iglesia uno de los protagonistas de la educación primaria y secundaria en el mundo están gestionados por Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica. La iniciativa conjunta no era solo estratégica, sino que pretendía honrar sobre todo lo que recomienda la Constitución Apostólica Predicado de Evangelium, que invita a la “escucha recíproca”, donde “todos tienen algo que aprender” (n. 4). En esta ocasión, como organismos de la Santa Sede al servicio del Santo Padre, hemos aprendido de quienes trabajan en la vanguardia de la educación; además, los dos dicasterios han aprendido el uno del otro. De hecho, dos ojos ven mejor que uno, y dos oídos oyen más que uno.

READ  El Banco Mundial eleva las expectativas de crecimiento económico en Brasil

Deseamos agradecer a quienes dedican los mejores recursos de su vida a la importante misión educativa a la que están llamados. Gracias a los docentes y a todo el personal administrativo y de servicios que conforman la comunidad educativa mundial, hilos de diferentes colores entretejidos en un solo tapiz. Gracias a todas las familias que, aprovechando la competencia formativa de la comunidad cristiana, educan a sus hijos e hijas en alianza educativa con las escuelas católicas. Gracias a los obispos, diócesis de todo el mundo, institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica que invierten considerable energía humana y recursos financieros para mantener las viejas escuelas y crear otras nuevas. Vistos desde arriba, los gestos de estos actores, cada uno con su propio toque y carisma, componen una grandiosa coreografía, esperando que nadie quede excluido de la danza de la vida.

Obviamente, también surgieron serias dificultades de la reunión de mayo pasado. Algunas de ellas son comunes a todo el mundo, otras sobrecargan determinados contextos: la reciente pandemia sigue teniendo sus efectos, la crisis de la economía mundial, la natalidad, la pobreza extrema, el acceso desigual a alimentos, agua, salud, educación, información. , cultura e Internet. A esto se suma, al menos en algunos países, la incapacidad del sistema legislativo para reconocer la igualdad económica de las escuelas no públicas. Además, en varias diócesis del mundo, los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica están notando un importante descenso de vocaciones. Y, al menos en el mundo occidental, la fe en Dios sigue estando fuertemente marginada de la vida pública y, más en general, de la vida de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Esto ciertamente tiene efectos prácticos complejos, que incluso conducen al cierre o alienación de algunas escuelas, con una gran pérdida de “personalidad” en el sistema escolar. En efecto, cuando una escuela diocesana o religiosa cierra, las huellas de la historia de esta Iglesia local única, del carisma inconfundible de esta familia religiosa, se borran del ambiente educativo. Cuando asistimos al doloroso cierre de una escuela, se extingue un lugar que identifica y alberga una parte de esperanza. Posteriormente, se constató que circunstancias, oportunidades y problemas inéditos dificultan en ocasiones expresar la identidad cristiana y católica, de manera dialógica pero firme, sólida pero afable.

La situación puede ser aterradora, especialmente por la rapidez de sus efectos. Pero recordemos que son precisamente las situaciones de miedo —como el caos que precede a la Creación (cf. LARP 1, 2) – que Dios le quita sus obras más asombrosas. Es probable que leer ciertos hechos sobre la realidad inhiba la esperanza; sin embargo, lo que a primera vista bloquea el coraje, en realidad puede convertirse en un «bloqueo inicial», un «bloqueo inicial» que promueve una nueva explosión, avanzando. Por ejemplo, el contexto complejo en el que estamos llamados a trabajar como escuelas católicas podría favorecer un mayor deseo de “formar parte del coro”, como recientemente pidió el Santo Padre a las Instituciones Académicas Pontificias Romanas (Audiencia del 25 de febrero de 2023). Desafortunadamente, a veces sucede que las escuelas católicas actúan en un mismo espacio no como solistas que, gracias a su timbre vocal único, enriquecen a todo el coro, sino como voces fuera del coro, aisladas, sin contexto; en algunos casos incluso en competencia disonante. Es necesario y urgente reunir a los diferentes Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica implicados en la educación; crear un coro entre los obispos, los párrocos, todo el ministerio diocesano y la riqueza de los carismas educativos garantizados por las escuelas pertenecientes a los Institutos de Vida Consagrada ya las Sociedades de Vida Apostólica. Es fundamental que el clero, religiosos y religiosas y laicos se unan al coro y que se les garantice la posibilidad de hacer sonar la voz educativa de una diócesis e incluso el timbre único de un carisma religioso. Para ello, fomentamos iniciativas, incluso experimentales, vibrantes de imaginación y creatividad, capaces de compartir y de futuro, certeras en su diagnóstico y frescas en su visión. El miedo al riesgo no debe extinguir la audacia, porque la crisis no es momento de enterrar la cabeza en la arena, sino de contemplar las estrellas, como Abraham (cf. LARP 15, 5).

READ  Gigante chino se instala en México para conquistar continente

En las últimas líneas de esta carta, queremos insistir en los “Musts”. Sí, más decisivamente, todos necesitamos “aceptar”. Y lo hacemos confiados en la potencialidad y belleza de la misión educativa, “derecho inalienable” que privilegia la dignidad de la persona humana (educación gravissimum 1). Como organismos llamados a ayudar al Santo Padre en el ejercicio de su ministerio petrino, queremos ante todo animaros. Por eso, recurriremos a viejas y nuevas formas de escuchar, siguiendo un camino común, para que la realidad y el cuerpo eclesial sean tomados en cuenta con urgencia y surjan soluciones para el futuro, incluso en contextos exigentes. Que el Espíritu de Cristo ilumine nuestros sentidos, capacitándolos para discernir, imaginar y arriesgarse.

¡Os saludamos con estima agradecida y compartida!

Written By
More from Arturo Galvez
COVID-19. Especialistas vigilan una nueva variante descubierta en Francia
El mes pasado, 24 personas en una escuela en la región francesa...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *