2020: el año de las verdades inconvenientes (por Jamil Chad)

En Alemania, cuando las fronteras en marzo y abril se cerraron para contener el virus covid-19, se descubrió rápidamente que la primavera no sería igual que el resto. Los días eran cada vez más largos y el florecimiento de las flores no podía detenerse. Pero en los campos de hortalizas de la economía más grande de Europa faltaba una pieza fundamental: las manos oscuras y ásperas de los inmigrantes que recolectan alimentos.

En pocos días, lo impensable se hizo realidad: Lufthansa organizó vuelos especiales para ir a las costas de Europa a buscar precisamente estas poblaciones indeseables por parte de los alemanes. Con las fronteras cerradas y sin ellas, no habría espárragos tradicionales en los platos.

2020 marcará nuestra generación. Habrá un antes y un después en la historia. Pero independientemente de cómo el futuro relate los acontecimientos de este período de tiempo, no hay duda de que 2020 ha sido el año de verdades inconvenientes.

Incluso en las primeras semanas de la pandemia, la noticia de que el médico encargado de detectar el virus por primera vez y alertar a las autoridades había muerto causó revuelo. No solo por tu descubrimiento. Pero debido a los informes de que fue el objetivo de la represión de la policía china cuando trató de advertir al mundo que un nuevo virus estaba amenazando a la humanidad. La verdad incómoda en 2020 es que la censura por parte de una dictadura es real y mata.

A medida que el virus se propagaba, los gobiernos entablaban batallas comerciales para asegurar máscaras y respiradores. Gobiernos como Angela Merkel incluso han erigido barreras para evitar las exportaciones, mientras que los informes y la proliferación de operaciones ya están en marcha para desviar mercancías.

READ  Precio del dólar hoy, miércoles al cierre, ¿cuál es el tipo de cambio?

No fue muy diferente cuando llegó la vacuna. Los países ricos han vaciado los estantes, dejando miles de millones de dosis y suficiente volumen para vacunar a sus poblaciones una y otra vez. Mientras tanto, los países pobres están haciendo líneas humillantes en busca de garantías de que al menos algunos de estos avances en investigación lleguen a sus poblaciones.

La inconveniente verdad de 2020 es que la ciencia no beneficia a todos al mismo tiempo. Y, de nuevo, las innovaciones son lo primero para Margarets, no para Marias. Llegan por Steven o John, no por Severinos.

También fue el año en el que varios economistas se enfrentaron a una dura realidad que socavó un discurso bien ensayado de que el liberalismo ciego, la privatización que comprende los servicios básicos y el único rol regulador de La administración pública eran signos de progreso y modernidad. Ante el colapso y la crisis económica mundial, se han escuchado calles oscuras, pasillos limpios y titulares: ¿Dónde está el Estado?

2020 también fue el año en el que escuchamos del FMI un llamado a los gobiernos a gastar lo que tienes que gastar para ayudar a tu pueblo. El que ha pasado décadas enseñando a los gobiernos las bellezas de la austeridad. Lo que está en juego no son solo vidas humanas. Pero la estabilidad de un sistema.

En las afueras de Estados Unidos, en los barrios más pobres de las principales ciudades británicas o en los barrios marginales de Brasil, el virus ha matado a más personas. Análisis de Noticias de Kaiser Health, por ejemplo, descubrió que los estadounidenses de raza negra de entre 65 y 74 años murieron de covid-19 cinco veces más que los blancos del mismo grupo de edad.

READ  Profeco “exhibe” las 5 tiendas más populares para la venta online

Cuando las escuelas cerraron y se animó a los estudiantes a utilizar Internet desde casa, rápidamente “descubrió” que esta revolucionaria herramienta web no era universal. Dos tercios de los escolares del mundo, o 1.300 millones de niños de 3 a 17 años, no tienen conexión a Internet en casa, según un informe de Unicef ​​y la Unión Internacional de Telecomunicaciones. .

Continuar después del anuncio

La verdad incómoda es que en 2020 internet no es para todos. No hay brecha entre los diferentes grupos. Hay un océano de distancia entre la parte conectada del mundo y aquellos que solo sueñan con un lápiz.

Cuando la OMS sugirió que todos se lavaran las manos con la esperanza de detener la pandemia, descubrió que el 25% de los puestos de salud en todo el mundo no tenían agua. También se descubrió que millones de personas viven al filo de la navaja y que cualquier impacto los enviaría de vuelta a la pobreza extrema. El hambre ha vuelto y el futuro se ha vuelto más lejano.

Cuando los gobiernos intentaron ayudar a sus poblaciones, encontraron que los derechos, las formalidades y las redes de seguridad se limitaban a una minoría privilegiada.

En 2020, más de 2 mil millones de trabajadores trabajan en el sector informal. En otras palabras, el 62% de todos los que trabajan en el mundo. En los países de bajos ingresos, esta tasa alcanza el 90%.

Cuando los bares, hoteles y restaurantes de la rica y sofisticada ciudad de Ginebra cerraron sus puertas, una inesperada e incómoda fila de miles de personas esperaba la entrega de bolsas de comida por parte de organizaciones benéficas. Son los inmigrantes quienes, escondidos en cocinas, lavanderías y entre bastidores de lujo, se aseguran de que el sistema funcione.

READ  Primera imagen del nuevo Nissan Magnite sin camuflaje (de serie)

Y cuando, exhaustas, las empresas se enteraron de que una empresa alemana había descubierto una vacuna con altas probabilidades de eficacia, la incómoda verdad fue que en realidad la hazaña la había conseguido una pareja de inmigrantes turcos. ¿Podrían haber entrado hoy en Europa?

Las autoridades han escrito guías sobre cómo decir adiós a los que amamos. Pero no hay ninguna guía para no tener un abrazo, un hombro o una mano que ofrezca un pañuelo. La verdad incómoda es que el dolor es parte de la vida.

En 2020, se colocó un espejo frente al mundo. Y, como realidad ineludible, este mundo no tenía el poder de elegir solo los pensamientos que importaban. La imagen que surgió fue intransigente. No toleraba la manipulación. Sí, hubo genio humano, solidaridad y belleza. Pero también verdades incómodas que preferiríamos no ver.

Nunca se han ocultado y 2020 ha obligado a suspender la ceguera colectiva y voluntaria.

Podemos optar por cerrar los ojos de nuevo. Y ciertamente muchos optarán por este camino en 2021. Pero, en el silencio vergonzoso de algunos, en la pesadilla de las noches calientes o en el reflejo íntimo de nuestros destinos comunes, no hay forma de borrar las imágenes de un mundo. insoportable del inconsciente.

(Transcrito del diario El País)

Continuar después del anuncio

Written By
More from Arturo Galvez

BioNTech aumenta la producción de vacunas para satisfacer la demanda de la UE – Executive Digest

La empresa alemana BioNTech, socia del consorcio norteamericano Pfizer en el desarrollo...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *