Ajuste fiscal = economía ganadora

La responsabilidad fiscal es el camino hacia economías prósperas, el acceso al crédito interno y externo, el estímulo a los proveedores, el respeto a los gobernados. Ahorrar con fondos inútiles e innecesarios aumenta la capacidad de inversión de la Unión, los Estados y los municipios. Da paso al respeto a los inversores, que exigen estabilidad y fidelidad a los contratos. Es el signo de una gran reputación y una perspectiva de futuro eficaz.

Gastar con criterio estricto y sensato, querido lector, querido lector, es lo mínimo que deben observar los sabios y honestos con la sociedad. El despilfarro significa menos trabajos, más delincuencia, más prostitución, más desánimo. Lo contrario es el saldo de gastos, que siempre debe reflejarse en el presupuesto. País correcto, buen estado, municipio respetable, nunca deben ir más allá de lo que perciben. Aquí está la diferencia entre las administraciones que funcionan y las que fracasan.

Lo perseguí a lo largo de 43 años de vida pública, ya sea como Primer Ministro de la Secretaría General de la Presidencia de la República, o durante los tres mandatos al frente de Manaus. Y, como parlamentario, nunca he votado a favor de locuras o cuestiones que están muy lejos de la realidad. Mi lema era: loco, para salir adelante, tenías que olvidarme. Por último, una economía ajustada fiscalmente equivale a una economía sostenible, crédito en los mercados y un punto de referencia positivo para los inversores nacionales y extranjeros esenciales. ¿Sabías que me aburría hablar todo el tiempo sobre el ajuste fiscal?

Comprendí, con el tiempo, que siempre fue necesario agregar que las grandes obras, la buena educación, la atención básica de salud atenta y las políticas sociales efectivas no se sustentan en economías inadaptadas. Estas economías son las más obsoletas de todas las naciones del planeta. Es la “política” de “engañarme a mí mismo que me gusta”. Significa retraso y decepción. Sufrimiento y frustración. Arrepentimiento y la sensación de caminar solo hacia atrás, nunca hacia adelante, peor que hacer un cangrejo hacia un lado. Aquí se presentan dos grandes desafíos para quienes aspiran a ejercer un buen gobierno, tanto a nivel federal como en los estados y municipios.

READ  La primera gran feria turística durante una pandemia impulsa la recuperación del sector - 19/05/2021

El tema de este artículo fue objeto del debate que, fraternalmente, sostuve con el competente Eduardo Leite, gobernador de Rio Grande do Sul, en otra promoción del Centro de Educación Política, que tengo el honor de dirigir, integrado en el Centro Preparatorio Jurídico y la Universidad Fametro. El gobernador de Rio Grande do Sul brilló, refiriéndose a su gestión, que apunta a rehabilitar plenamente la economía de su estado. Espero que la tierra de Getúlio Vargas, gracias a la correcta actuación de Eduardo Leite, pronto vuelva a merecer el financiamiento de agencias de crédito internas (Banco do Brasil, Caixa Econômica, BNDES) y externas (Banco Mundial, BID)., Comisión Andina de Fomento, Agencia Francesa). Eso es precisamente lo que hicimos en Manaos, entre 2013 y 2020, período durante el cual mi tierra se convirtió en la niña de los ojos del Tesoro y de todas estas instituciones financieras que acabo de mencionar.

Para ello debes tener tus cuentas actualizadas. El buen líder no tiene por qué ser el tío Patinhas, que acumula sus recursos y no invierte en nada. Un buen líder es aquel que no gasta en balde y que sabe priorizar sus inversiones. Un buen líder es aquel que cambia la realidad para mejor. Es él quien, al irse, entrega una ciudad, estado o país en mejores condiciones que la que recibió de las urnas, que le encomendó la tarea de liderar a personas que merecen respeto y un trabajo constante y austero.

Así es como manejé Manaus. Mi ciudad fue honrada por la Federación de Industrias de Río de Janeiro, Firjan, por su desempeño económico y financiero. Manaus Previdência se convirtió en seis veces campeón entre todos los estados y capitales y lo hice administrativamente independiente. La Contraloría General y la Agencia de Regulación de los Servicios Públicos Delegados del Municipio también fueron independientes. Afrontamos la primera fase de la pandemia con todas nuestras fuerzas. Y aquí les dejo mi solidaridad y la de toda mi familia a todos aquellos que han perdido a padres, madres, nietos, familiares y amigos a causa de esta trágica enfermedad. Brasil atraviesa una crisis moral y una crisis de gestión. Si los dos se profundizan, comenzaré a temer el fin de nuestra democracia.

READ  Rappi lanza tarjeta de crédito para competir con NuBank

Por último, no creo en una economía que no se base en la sostenibilidad. La agroindustria, por ejemplo, es loable y esencial para Brasil, en lugares apropiados, como Rio Grande do Sul y varios otros estados. Pero no en el Amazonas. El gran bosque, dueño del banco de genes más rico del planeta, puede, gracias a la biotecnología, ofrecer billones de beneficios al pueblo brasileño ya los empresarios nacionales y extranjeros. El bosque en pie vale mucho, talado, vendrá la tragedia, además del calentamiento global, la desertificación, la escasez de ríos notables y el peligro para la soberanía. La sabiduría manda esto y también determina que respetemos a los indios y su cultura ancestral. No tiene sentido permitir esta actividad marginal y contaminante de la minería, especialmente cuando los mineros se apoderan de las reservas indígenas.

¡Un domingo bendito para todos!

Written By
More from Arturo Galvez

China lanza “turismo rojo” para celebrar 100 años del PCCh en el país – 21/06/2021

El PCCh chino, que encabeza la segunda economía más grande del mundo,...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *