Bajo la higuera, Lula y las contradicciones del país

Por Márcio de Freitas *

El aspecto más importante del proyecto político de una nación es la solución del conflicto que distribuye la riqueza producida en su interior. Existe una feroz tendencia mundial a concentrarse en unas pocas manos. Es un retrato de la acumulación de accionistas mayoritarios de las empresas de tecnología de Silicon Valley y de su calaña, las fortunas amazónicas vistas desde lejos a través de las ventanas virtuales de la mayoría de los ciudadanos uberizados de la economía global.

Brasil, con su herencia esclavista, nunca ha logrado acercar el barrio esclavista a la casa grande en términos de relaciones económicas. Esta distancia es aún mayor en las crisis recesivas, como la que ha traído la pandemia del covid-19 en todo el mundo, y se ha extendido viralmente por todo el país, enterrando también, a corto plazo, la esperanza, mejores años para corregir las desigualdades seculares.

Una cena reciente en Figueira Rubaiyat tuvo una inmensa simbología para mostrar a años luz de distancia que estamos encontrando formas de afrontar nuestros dilemas. Las figuras centrales del encuentro fueron Luiz Inácio Lula da Silva y Geraldo Alckmin, ex rivales en su camino hacia una posible alianza de conveniencia en 2022.

La comida tuvo lugar en São Paulo bajo una higuera centenaria, un árbol de la especie Ficus benglalensis, de origen indio. La propia India es un país de inmensas desigualdades, expuesto en castas inflexibles que resisten la permeación de la evolución social por parte de ciertos grupos o incluso individuos. Bajo las largas ramas enredadas de la higuera, comieron y bebieron aguacates que, pagando R $ 500 individualmente, alentaron el acto político. El monto es R $ 100 más alto que la ayuda mensual en Brasil ofrecida por el gobierno para ayudar a 17 millones de familias brasileñas a sobrevivir a partir del próximo año.

READ  COVID-19. Los líderes del G20 se comprometen a apuntar al 70% de la población mundial vacunada para 2022

Debajo de la higuera hay un techo y grandes trozos de vidrio, para evitar que las hojas caigan sobre la ropa de diseño de los clientes o sobre su abundante y costosa comida. El restaurante se especializa en carne, un producto que la inflación actual ha elevado a caviar para las clases menos favorecidas de la aplastada pirámide social del pueblo tupiniquim.

Lula apareció con su historial como representante de los Cuarteles de los Esclavos en la Encarnación del Noreste en Retirada. Pero la imagen capturada no reflejaba al metalúrgico, al contrario, él mismo era el líder político. Su discurso tampoco escapó a las contradicciones económicas del encuentro. El acto fue una conmemoración de los bien pagados bufetes de abogados que trabajaron contra Lava Jato, el operativo anticorrupción que cometió delitos e ilegalidades (según dictaminó la Corte Suprema al anular juicios y condenas) en nombre de la justicia.

Lula fue invitado en el papel de cordero simbólico de este sistema – que hoy también milita en política con los rostros de Sérgio Moro y Deltan Dallagnol, candidatos ya anunciados para las próximas elecciones. Habrá un debate sobre la justicia del comportamiento de Lula y Moro en la historia reciente. La discusión de este pasado aún fresco vuelve la elección hacia el pasado, cuando lo principal era mirar hacia adelante.

La comida tuvo presencias distinguidas. Personas familiarizadas con los problemas de la pobreza y la recesión, como Aloísio Mercadante y Guido Mantega. Fueron los ministros centrales de la nueva matriz económica, el modelo de negocio que condujo a la mayor crisis del país, con pérdida de riqueza, cierre de puestos de trabajo y caída del PIB, provocando la caída de la exdirectora ejecutiva del proyecto país, Dilma Rousseff. . .

READ  Astilleros de Viana: "Un referente negativo, una jungla de trabajo precario"

De hecho, el expresidente no asistió a la cena. Se olvidaron de Dilma. O intenta olvidar. El problema es que, incluso a seis años de su salida, el país aún no se ha recuperado de su gestión, que concentró la pobreza como pocos gobiernos en la historia del país.

Dilma todavía persigue a Lula, quien atribuye los problemas de la economía a los gobiernos posteriores, que en realidad no lograron resolver el legado del “presidente”. El caso es que Mercadante y Mantega estaban cenando. ¿Eso significa que? Nada. Pero podría significar: si son los formuladores de los planes de Lula para un posible gobierno futuro. Ambos ya han demostrado que son capaces de producir … miserias. Y eso asusta a muchas personas que acudirán a esta cena de fin de año ya temerosas de lo que tendrán que tragar en 2023, tras las elecciones de 2022. Al fin y al cabo, el país se ha prodigado posponiendo su propio futuro.

¡Felices Fiestas!

*Marcio de Freitas es analista político en FSB Comunicação

Este es el contenido de Bússola, una asociación entre FSB Comunicação y Exame. El texto no refleja necesariamente la opinión de Exame.

Written By
More from Arturo Galvez
Su mayor problema de ESG está en su pantalla | Invertir
Seguridad digital: un buen gobierno corporativo podría ayudar a contener problemas como...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *