Carga fiscal en Portugal inferior a la media europea

El debate sobre la carga tributaria, que entró en campaña, fue trastornado por lecturas y mezclas de nociones. Incluso, la carga fiscal se redujo con respecto a 2015.

El debate político se ha calentado en varios temas y uno de ellos es la carga tributaria. Así es en la era de los presupuestos estatales y los programas de estabilidad. Y estas elecciones no son una excepción.

Los datos más recientes de la Comisión Europea (CE), que comparan la Unión Europea (UE) y los países de la Eurozona, muestran que Portugal está por debajo de la media europea: no tiene las cargas más altas. Pero la carga fiscal es un terreno pantanoso: tiene al menos dos puntos de referencia.

En el sentido más amplio, el indicador resulta de la suma de impuestos y contribuciones sociales (que reflejan el crecimiento del empleo y la masa salarial) como proporción del producto interno bruto (PIB).

Aquí, Portugal tiene la décima calificación más baja de la UE, pero ha aumentado su peso respecto a 2015, equivalente al 0,3% del PIB (cuando llegó al poder el PS). Y eso es un 2,5% más del PIB que en 2011, en la época de la troika y la «gran subida de impuestos». En 2021, la CE estima impuestos y devoluciones en el 34,7% del PIB.

En sentido estricto, cuando solo se tienen en cuenta los ingresos fiscales directos e indirectos, Portugal también está por debajo de la media. Alivió el 1% del PIB entre 2015 y 2021, pero es un 1,1% más que en 2011, el primer año del rescate. En 2021 rondará el 24,3%. No es el más alto, ni por encima de la media europea. Portugal ocupa el puesto 16 más bajo en el grupo de 27 estados de la UE, pero supera a España (mayor socio económico y competidor) y países como Alemania, Polonia, Letonia, Eslovaquia o l ‘Irlanda.

En la otra medida, la presión fiscal más amplia (incluidas las reducciones para la seguridad social), ídem. Según Bruselas, Portugal se beneficia incluso en términos comparativos. Aparece como el décimo más ligero de los 27 de la UE (dice 34,7% del PIB en 2021) y está más lejos de los promedios europeos (alrededor del 40%). En ninguna fórmula es uno de los cargos más altos de Europa, como Rui Rio, el presidente del PSD, derribó recientemente.

Los dos «rankings» están encabezados por Dinamarca, Suecia, Finlandia y Francia. En la carga con recortes a la seguridad social, los tres estados más ligeros son Irlanda, Rumanía y Malta. En la carga fiscal exclusivamente tributaria, los menos pesados ​​son Rumanía, Irlanda y República Checa.

El primer concepto (en sentido amplio) capta menos el esfuerzo fiscal de empresas y familias, ya que las cotizaciones aumentan directamente con la nómina y la creación de empleo.

El efecto de la pandemia

Además, en 2020 se han puesto en marcha varias medidas políticas para combatir los efectos del confinamiento frente a la pandemia de covid-19, encaminadas a preservar el empleo (en el caso de despidos y otras subvenciones a la actividad de las empresas). Esto estimuló las cuotas.

El segundo concepto (en sentido estricto) tiende a captar mejor el esfuerzo que requiere la tributación. En las cuentas nacionales (datos de la CE), los impuestos se dividen en dos agregados principales. Los ingresos directos (sobre ingresos, como IRS, IRC, etc.) aumentaron del 10,7% al 9,8% en 2021 (estimación de la CE en noviembre). Los indirectos (sobre la producción y las importaciones, como el IVA y otros impuestos), cayeron solo levemente (una décima hasta el 14,5% del PIB).

READ  Rusia llama “terroristas y extremistas” a los gerentes de bares LGBTI arrestados a principios de marzo

Durante los debates, el secretario general del PS, António Costa, dijo que «en estos seis años, mientras el desempleo ha disminuido y los salarios han aumentado, los ingresos por contribuciones a la seguridad social han aumentado». “Es este componente el que ha llevado al aumento de la carga tributaria. No son los impuestos”.

Fue la respuesta a Rui Rio, del PSD, quien lo arremetió diciendo que los gobiernos de Costa entregan «un país que está entre los de mayor carga fiscal». La lectura de Río no fue correcta, ni en lo estricto ni en lo más completo.

La carga fiscal aún está lejos de los niveles anteriores a la troika

En 2012, hubo un «gran aumento de impuestos» por parte del entonces ministro de Hacienda, Vítor Gaspar, y el país aún no ha vuelto a los niveles anteriores a la troika. El aumento en cuestión permitió reducir el déficit público, pero Portugal se mantiene lejos del 21,6% del PIB de presión fiscal (sólo impuestos) en 2010, antes de la espiral de quiebras.

Written By
More from Arturo Galvez
El Consejo de Ciencias de Gravataí comienza a utilizar el metaverso – oreporter.net
Llamado proyecto Torus, la plataforma utilizada fue desarrollada por Startup Macaw Business...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *