El cultivo de café en Minas Gerais es ‘carbono negativo’

La adopción de buenas prácticas en el cultivo del café también ha contribuido al secuestro de carbono. De acuerdo a Proyecto Carbonoun estudio que evaluó 40 fincas productoras Minas Geraisusted plantaciones de cafeincluso utilizando prácticas de producción tradicionales, secuestran más carbono que los gases de efecto invernadero que emiten a la atmósfera.

Cuando se ponen en marcha buenas prácticas, el secuestro es aún mayor. Los resultados apuntan a una producción de “carbono negativo”quien puede mostrarle al mundo sostenibilidad diferenciada del cultivo del café en Minas Gerais y cómo contribuye a la mitigación global de gases de efecto invernadero.

El estudio Carbon Project – creado por Consejo Brasileño de Exportadores de Café (Cecafé) – se realizó bajo la dirección técnico-científica del Instituto de Gestión y Certificación Forestal y Agropecuaria (Imaflor) y el profesor Carlos Eduardo Cerri, de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz (Esalq)de la Universidad de Sao Paulo (PVU).

Según la Coordinadora de Clima y Emisiones de Imaflora, Renata Potenza, el un estudio evaluó las emisiones y el secuestro de carbono en 40 fincas cafetaleras en las regiones de Cerrado, Matas y Sul de Minas. Se analizaron las emisiones en las diferentes etapas de producción y también se contabilizaron los embalses de secuestro y las existencias en las plantas y el suelo.

“El resultado fue que el fincas han mostrado producción de café con balance negativo de carbono. Es decir, el secuestro es mayor que la emisión, lo que genera un impacto positivo”, explicó Potenza.

Las buenas prácticas potencian los secuestros

En las unidades que adoptan buenas prácticas productivas se ha incrementado la captura de carbono en suelo y plantas, haciendo que el cultivo del café sea aún más negativo en carbono. Estas medidas han demostrado ser esenciales ya que han contribuido a una mayor captura de carbono y a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

READ  Los números tardíos (por Ricardo Guedes)

El profesor de la Esalq Carlos Eduardo Cerri explica que en cultura tradicional del café, el estudio mostró una huella de carbono negativa de 1,63 toneladas de carbono equivalente por hectárea al año. Se secuestraron 3,4 toneladas en biomasa vegetal, en comparación con 1,77 toneladas de emisiones de producción de campo. “Cultivar café de manera convencional también es negativo en carbono”.

En la caficultura, donde se han aplicado las mejores prácticasen el promedio de las propiedades evaluadas, hubo un balance de carbono negativo de 10,5 toneladas de carbono equivalente por hectárea por año. Entre las buenas prácticas que toma en cuenta el estudio están el menor uso de fertilizantes nitrogenados, el mantenimiento de la cobertura del suelo entre líneas de café, la mecanización de las propiedades, mayor intensificación para aumentar la productividad, entre otras.

“Con el uso de buenas prácticas, el cultivo del café ha demostrado ser beneficioso en términos de mitigación. Los estudios indican que la adopción de buenas prácticas en el cultivo del café genera una captura adicional de carbono, ya que comienza a retener aún más CO2 equivalente en el suelo y en la planta de lo que emite a la atmósfera, en comparación con el manejo tradicional, que ya es carbono negativo”, explicó Cerri.

ecológico

El gerente general de Cecafé, Marcos Matos, destaca que los resultados de la investigación del proyecto de carbono comprueban científicamente que la caficultura brasileña es una actividad fundamental y contribuye a la reducción de las emisiones de gases asociadas al cambio climáticoretener más que liberar dióxido de carbono a la atmósfera.

READ  Aumenta más de 40% en un año el monto recaudado por tasas portuarias en Guarujá

“Estos resultados son cruciales, ya que están en línea con la signo más verde de la economía mundial y podrá abrir las puertas de Brasil para acceder a estos créditos destinados a actividades que respeten criterios ESG. Además, responden a la creciente demanda de industrias y consumidores por productos sustentables y, finalmente, muestran que la adopción de buenas prácticas es vital para mitigar los efectos climáticos extremos, mitigando los impactos económicos en los ingresos de los productores”, dijo Matos.

IBGE revisa al alza cosecha de este año

Sao Paulo – La zafra brasileña de café en 2022, con una cosecha próxima a comenzar, se estimó ayer en 56,1 millones de sacos de 60 kg, un aumento del 0,9 % frente a la proyección del mes anterior y del 14,4 % frente a 2021, señaló el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas. (IBGE).

La mayor expectativa se produjo después de que una estimación de la cosecha de café Arábica en Brasil mejorara un 0,6% con respecto a la proyección anterior, a 38,7 millones de sacos.

“En 2022, la cosecha de café arábica vivirá un período bienal positivo, lo que debería traducirse en un aumento significativo de la producción, aunque el clima seco y excesivamente frío del invierno de 2021, incluida la ocurrencia de heladas en algunas regiones productoras, podría haber redujo el potencial de producción esperado», pregunta el IBGE.

Una cosecha mejor de lo esperado de la variedad canéfora (conilon/robusta) también contribuyó a mejorar la previsión. La cosecha aumentó un 1,7% a 17,4 millones de sacos.

El miércoles, la asociación industrial brasileña Abic dijo que esperaba una mejor oferta en 2022, así como menores costos de las materias primas. (Reuters)

READ  Organizaciones ambientalistas acusan a Bolsonaro de mentir en Cumbre de las Américas – Observer

Written By
More from Arturo Galvez
Peugeot vuelve a las carreras con su nuevo Hypercar de Le Mans
Peugeot ha desvelado los detalles técnicos de su vehículo Le Mans Hypercar...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.