El endurecimiento monetario global es un nuevo obstáculo para la economía del país

Movimiento de altas tasas de interés en las principales economías del mundo debe convertirse en otro obstáculo para el desempeño de la actividad económica en Brasil. (Crédito: Steve Buissinne/Pixabay)




Se espera que el movimiento de altas tasas de interés en las principales economías del mundo se convierta en un obstáculo más para el desempeño de la actividad económica en Brasil. El endurecimiento monetario en curso tiene el potencial de desencadenar una desaceleración global y podría empujar a la economía brasileña a un desempeño aún peor el próximo año: el pronóstico de crecimiento de hoy es cercano al 0,5%. Los analistas también dicen que una acción más dura del banco central está aumentando la presión sobre la gestión de las cuentas públicas del país.

Avec un scénario d’inflation élevée répartie dans l’ensemble de l’économie mondiale, la liste des banques centrales qui ont relevé les taux d’intérêt est longue – parmi les grandes économies, seuls la Chine et le Japon ne font pas partie de este grupo. El miércoles, la Reserva Federal (Fed, BC US) promovió otra subida de tipos de interés de 0,75 puntos porcentuales. El jueves fue el turno del Banco de Inglaterra (BoE) de subir sus tipos de referencia en 0,50 puntos porcentuales. Hace dos semanas, el endurecimiento monetario provino del Banco Central Europeo.

+ Un endurecimiento monetario agresivo podría desencadenar una recesión mundial, advierte el Banco Mundial

“Hay algo especial en este momento. La inflación es mundial. Los principales BC necesitan tomar las riendas de la subida de precios y subir las tasas de interés”, dice Silvio Campos Neto, economista de la consultora Tendências. «Es una crisis global que no se ha visto en muchos años».

READ  SunEnergy crece un 50% en 2022 y tiene el mejor año de su historia – Notícias de Coimbra

En Brasil, el Comité de Política Monetaria (Copom) mantuvo el miércoles la tasa Selic en 13,75% anual, frenando la mayor ronda de ajuste monetario en 23 años.

En la práctica, tasas de interés más altas encarecen el crédito de los hogares y la inversión empresarial, lo que perjudica el desempeño de la economía. Con varios países endureciendo su política monetaria, el mundo tiende a crecer menos, con impactos en el comercio mundial, lo que lleva, por ejemplo, a precios más bajos de las materias primas. Brasil es un importante exportador de mineral de hierro y soja y, por lo tanto, se ve afectado cuando caen los precios de estos artículos.

“Un PIB mundial más débil el próximo año es malo para las exportaciones brasileñas. Hoy proyectamos un crecimiento de 0,7%, 0,8% para Brasil en 2023. ¿Y por qué no proyectamos 1,2%? Porque parte de esta moneda proviene precisamente de la desaceleración de la economía global, terminando colándose en nuestras exportaciones”, dice Marco Maciel, Socio y Economista de Kairós Capital.

EL OJO EN LOS IMPUESTOS

El escenario de ajuste global debería alentar aún más a los inversores a observar más de cerca la dirección de las cuentas públicas del país. Hay algunas dudas sobre cuál será el futuro del techo de gastos –visto como el principal ancla fiscal– y cómo el próximo gobierno enfrentará las presiones del aumento del gasto, especialmente con el mantenimiento del valor de R$ 600 para Auxílio Brasil.

Al subir las tasas de interés, los países más avanzados quitan atractivo a las economías consideradas emergentes, como Brasil, porque las consideran más seguras para invertir. Con un mejor rendimiento en el extranjero, los inversores deberían observar más de cerca los fundamentos económicos de los países que probablemente recibirán algún tipo de recurso.

READ  MDR y Fiesp unen fuerzas para estimular la innovación en la construcción civil

“Es un mundo muy complejo y el dinero tiene que ir a alguna parte. Esto abre algunas ventanas de oportunidad. Pero quien gane las elecciones debe hacer los deberes, es decir, arreglar al inspector”, dice Alexandre Espírito Santo, economista jefe de Órama Investimentos. “El problema es no hacer la tarea. En este escenario, las tasas de interés se mantendrían altas por mucho más tiempo y el crecimiento se resentiría.

La gestión de las cuentas públicas se ha convertido en el principal nodo de la gestión macroeconómica en Brasil. La Unión acumula déficits primarios desde 2014. Este año, las cuentas deberían incluso volver al azul, pero la previsión del propio Gobierno es que el déficit volverá en 2023.

“El problema es que la lucha por más estímulo fiscal se acabará (en 2023), y eso podría dificultar aún más la política fiscal, lo que dificulta el manejo de la política monetaria”, dice Sergio Vale, economista jefe de MB Associates.

La información proviene del periódico. Estado de Sao Paulo.



Written By
More from Arturo Galvez
Los líderes del G7 se reencuentran en presencia de la reina Isabel II
En su primera cumbre presencial en casi dos años, los líderes de...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.