El Papa: No dejemos que la Navidad se contamine de consumismo e indiferencia

Francisco recibe en el Vaticano a las delegaciones que han donado este año el árbol de Navidad y el belén instalados en la Plaza de San Pedro y el belén instalado en la misma sala de Pablo VI.

Silvonei José – Vatican News

Poco después del mediodía, el Papa Francisco recibió en la sala Pablo VI a las delegaciones que este año donaron el árbol de Navidad y el belén instalados en la Plaza de San Pedro y el belén instalado en la misma sala Pablo VI.

Francisco dirigió luego su saludo a la delegación peruana de Huancavelica, departamento en el que se ubica la vereda Chopoca, de donde proviene la gran guardería instalada en la Plaza de San Pedro.

El Papa agradeció sus palabras al obispo Carlos Salcedo Ojeda y expresó su agradecimiento a las autoridades civiles y eclesiásticas, en particular al Ministro de Relaciones Exteriores del Perú, ya todos los que colaboraron.


Papa Francisco con los peruanos

Los personajes del pesebre, – recordó el Papa – confeccionado con materiales y vestimentas propias de estos territorios, representan a los pueblos andinos y simbolizan la llamada universal a la salvación.

“Jesús, de hecho, vino a la tierra en el concreto de un pueblo para salvar a todos los hombres y mujeres, de todas las culturas y nacionalidades. Se hizo pequeño para que pudiéramos acogerlo y recibir el don de la ternura de Dios.

Junto al belén se encuentra el majestuoso abeto del bosque de Andalo, en Trentino. Francisco saludó luego a la delegación que venía de este lugar: las autoridades, los sacerdotes, los fieles acompañados por el obispo Lauro Tisi, a quien agradeció sus palabras.

El Papa Francisco con los fieles en la sala Pablo VI

El Papa Francisco con los fieles en la sala Pablo VI

READ  Bombero civil saca 15.000 abejas de un automóvil en un estacionamiento de EE. UU.

Este viernes por la tarde, al finalizar la ceremonia oficial de entrega, se encenderán las luces que decoran el árbol.

Permanecerá junto al belén hasta el final de las fiestas navideñas y será admirado por peregrinos de muchos lugares.

“El abeto – dijo el Papa – es un signo de Cristo, el árbol de la vida, un árbol al que el hombre no ha tenido acceso a causa del pecado. Pero con la Navidad, la vida divina se unió a la vida humana. El árbol de Navidad, por tanto, evoca el renacimiento, el don de Dios que une para siempre con el hombre, que nos da la vida. Las luces del árbol recuerdan la luz de Jesús, la luz del amor que sigue brillando en las noches del mundo ”.

Francisco dijo que así es la Navidad, no dejemos que se contamine con el consumismo y la indiferencia. Sus símbolos, en particular el pesebre y el árbol decorado, nos devuelven a la certeza que llena de paz nuestro corazón, a la alegría de la Encarnación, a Dios que se familiariza: vive con nosotros, da ritmo a nuestra esperanza. días.

“El árbol y el pesebre nos brindan el típico ambiente navideño que forma parte del patrimonio de nuestras comunidades: un ambiente de ternura, convivencia e intimidad familiar. ¡No tengamos una Navidad comercial falsa! Dejémonos implicar en la cercanía de Dios, en el ambiente navideño que el arte, la música, el canto y las tradiciones nos traen al corazón ”.

Papa Francisco frente al pesebre en la sala Pablo VI

Papa Francisco frente al pesebre en la sala Pablo VI

Todos los que vendrán aquí a la Sala Pablo VI en los próximos días -dijo el Papa- podrán saborear este ambiente, también gracias al pesebre que se inaugurará. Así lo hicieron los jóvenes de la parroquia de San Bartolomé de Galión, en la diócesis de Padua, que estuvieron presentes con el obispo Claudio Cipolla, a quien Francisco agradeció sus palabras.

READ  Presidente arrojado a Evo Morales en reunión en Bolivia

“Agradezco este regalo, fruto de nuestro compromiso y nuestra reflexión sobre la Navidad, fiesta de la confianza y la esperanza. El motivo de nuestra esperanza es que Dios está con nosotros, confía en nosotros y nunca se cansa de nosotros. Viene a vivir con los hombres, elige la tierra como su hogar para estar con nosotros y asume las realidades en las que pasamos nuestros días. Esto es lo que nos enseña la guardería “.

El Papa concluyó diciendo “que en Navidad Dios se revela no como Aquel que está allá arriba para dominar, sino como Aquel que se inclina, pequeño y pobre, para servir: esto significa que el camino para ser como Él es agacharse, servir. Pour que ce soit vraiment Noël, n’oublions pas ceci : Dieu vient être avec nous et nous demande de prendre soin de nos frères et sœurs, en particulier les plus pauvres, les plus faibles et les plus fragiles, que la pandémie menace de marginaliser todavía más. Porque así vino Jesús al mundo, y el pesebre nos lo recuerda. “Que Notre-Dame y San José nos ayuden a vivir así la Navidad”.

Written By
More from Arturo Galvez
Lula: Educación y ciencia para reconstruir Brasil
Ricardo Stuckert Lula Ningún país ha logrado desarrollarse plenamente sin implementar políticas...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *