Investigación investiga la influencia de las aguas amazónicas en el Atlántico | Energía y Ciencia

El río Amazonas vierte, por segundo, unos 200 millones de litros de agua dulce en el Océano Atlántico. Para investigar la influencia de este encuentro en el entorno oceánico, un grupo internacional de científicos a bordo del velero de investigación Tara recolectó muestras de agua en la región, a diferentes profundidades. Parte de esas muestras se encuentra actualmente en el Laboratorio de Biodiversidad y Procesos Microbianos (LBPM) de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), a unos 2.500 km de la desembocadura del Amazonas y a casi 300 km de la playa más cercana.

Investigadores de la LBPM estuvieron a bordo del velero Tara en su llegada a Brasil, a finales de 2021. La expedición, que también buscaba medir la cantidad de microplásticos que se transportan al mar, forma parte del Proyecto AtlanteECO, una asociación entre Europa, Brasil y Sudáfrica. Su principal objetivo es investigar la diversidad y funciones de los microorganismos en el Océano Atlántico.

A bordo del Tara y otras embarcaciones, se realizan expediciones en diferentes lugares. En la Amazonía, entre las personas a bordo del Tara se encontraba Paula Huber, becaria posdoctoral de la UFSCar, como científica jefe del velero en las actividades realizadas entre Macapá (AP) y Salvador (BA). Huber forma parte del equipo LBPM, coordinado por Hugo Sarmento, profesor del Departamento de Hidrobiología (DHb) de la UFSCar, que estuvo en otras etapas de la misión.

“Las muestras recogidas nos permiten estudiar los microbiomas superficiales y profundos de esta región, combinando técnicas moleculares y de microscopía de última generación. Además, cuantificaremos los plásticos de esta región y los microorganismos asociados, que se conocen como ‘plastisfera’. «, informa el investigador de la UFSCar.

Explica que las muestras de agua fueron recolectadas, procesadas y almacenadas a bordo del Tara hasta el final de la expedición, cuando fueron enviadas para su análisis en diferentes laboratorios. En la UFSCar se realizarán análisis de secuenciación genética.

“Dado que la identificación morfológica de los microorganismos es casi siempre imposible, es necesario secuenciar sus genes para identificarlos y, sobre todo, identificar las diferentes funciones ecológicas que realizan, fundamentales para el funcionamiento de estos ecosistemas”, explica Sarmento.

Todos los resultados y datos generados por AtlantECO serán de acceso público y estarán abiertos para que los use cualquier persona en todo el mundo.

Microplástico camino al mar

Paula Huber señala que los ríos de todo el mundo son rutas importantes para que el plástico llegue al océano. Además de su tamaño y la cantidad de agua dulce que la Amazonía vierte al mar diariamente, recorre el 40% de América del Sur y es una de las principales fuentes de desechos plásticos en el océano.

Suscríbete a nuestro boletín aquí

Hugo Sarmento informa que muchos animales confunden este microplástico con comida y, a menudo, mueren porque no pueden digerir el material. En ese contexto, el profesor destaca la importante participación de todas las personas, incluso aquellas que no viven cerca del mar, en cuanto al uso racional y la correcta disposición de los plásticos.

“Hasta los que viven en el interior deben saber que nuestro plástico también llega a los océanos a través de los ríos, ya en forma de microplástico, provocando un daño infinito en este bioma”, refuerza.

Written By
More from Arturo Galvez
Comprenda por qué las hormigas invaden los equipos electrónicos – Noticias
Las hormigas están muy asociadas con los dulces, pero estos insectos también...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.