La economía solidaria debe integrarse en las políticas macroeconómicas

Brasil y el gobierno deben entender mejor qué es la economía solidaria, hacer de estas redes un nuevo modo de producción y distribución en el país, para que se integre en las políticas macroeconómicas del Ministerio de Hacienda. Esta declaración fue hecha por el Secretario de Economía Solidaria del Gobierno Federal, Gilberto Carvalho. Participó esta tarde (25) de la mesa «Economía solidaria, tejiendo redes, transformando realidades, reconstruyendo Brasil», en el Foro Social Mundial (FSM), que se realiza hasta el sábado (28) en Porto Allegre.

Según Carvalho, será necesario un censo para mapear las “innumerables iniciativas” de economía solidaria que ya existen en el país. Para él, el papel del gobierno en esta toma de posesión de la secretaría, que fue ocupada en 2003 por el economista Paul Singer, será dinamizar la red y propiciar las condiciones para el desarrollo de las cooperativas.

“La idea es que trabaje en estrecha colaboración, de forma transversal dentro de la administración, con el objetivo de cualificar y formar, estimulando la formación económica y técnica de los directivos. Y también la búsqueda de financiamiento, por lo que el papel del Banco do Brasil, BNDS, Caixa, serán fundamentales en ese proceso. Ya hay una gran red de empresas en Brasil, hay cooperativas que centralizan este trabajo, que agrupan a un gran número de cooperativas. Pero aún queremos expandir esta red”.

economía solidaria

La coordinadora del Foro Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Matrix African Peoples (Fonsanpotma) y la Red Ubuntu, Itanajara Almeida, explica que la economía solidaria va más allá de una alternativa para la generación de ingresos, involucrando valores como el desarrollo sostenible , el respeto a la diversidad, el fortalecimiento de la democracia, la autogestión y la oposición a la explotación laboral.

READ  El futuro de la política o el nuevo contrato social - Observer

“Tenemos principios como la producción y las condiciones de trabajo justas, la sostenibilidad ambiental, la transparencia con el consumidor, la integración de todos los vínculos y precios justos, la práctica de la remuneración justa para productores y consumidores”.

También destacó temas como el desarrollo de la economía local y regional, la democratización del espacio público, la inclusión social y la autonomía de las empresas y comunidades como elementos fundamentales de la economía solidaria.

El coordinador de la cadena solidaria de frutas indígenas de Rio Grande do Sul, Alvir Longhi, explicó cómo se organizó la red, hace unos 20 años, para aprovechar mejor las riquezas naturales del país, como la jabuticaba, la guabiroba, el pino nueces, butiá, uvaia y açaí juçara.

“Los frutos nativos terminaron pudriéndose, no siendo utilizados para la venta ni para el consumo de los agricultores. Estos son frutos que forman parte de nuestra memoria de la campaña. Por tanto, vamos a construir una dinámica de sociobiodiversidad basada en la economía solidaria. Comenzó con frutas nativas, pero hoy hay tres categorías: especies con potencial alimentario, con potencial para aceite esencial y para tintura artesanal”, dijo.

Según él, toda la cadena funciona sobre la base de la economía solidaria. Del agricultor a la agroindustria y de la distribución al comercio.

“Hoy tenemos una capilaridad de 60 municipios, con 125 socios comerciales, entre socios de la economía solidaria y empresas, restaurantes y hoteles. 32 toneladas circularon a través de la dinámica de la economía solidaria y 40 toneladas indirectamente. Nuestra red incluye 320 familias campesinas. Nuestro país cuenta con recursos naturales que van desde la castaña, el acai, pasando por el pequi, hasta el piñón. El desafío es articular estas redes”, explica Alvir Longhi.

READ  Fechas: Carlos Langoni, Raul de Souza y Marco Maciel

Otro proyecto presentado en el Foro Social Mundial fue la Red Nacional de Bancos Comunitarios. El coordinador Joaquim Mello explicó que el movimiento surgió para financiar iniciativas de economía solidaria, además de brindar servicios financieros solidarios. Este tipo de institución opera de forma asociativa y comunal, con el objetivo de generar trabajo y renta en la reorganización de las economías locales.

“Todavía nos falta un marco regulatorio. La meritocracia es un infierno, lo que necesitamos es generar y distribuir riqueza, y eso lo hacemos con los bancos comunitarios. Entonces les traemos una propuesta: sin moverse mucho, bastaría con una ley federal, podemos pagar los programas de transferencia de ingresos a través de los bancos comunitarios y las monedas sociales, solo transferir de la Caixa a estos bancos. Así tendría más dinero para financiar la economía solidaria”.

Según él, en 2022, los bancos comunitarios procesaron R$ 480 millones en depósitos, R$ 400 millones en compras a comercios locales y R$ 800 millones en otras transacciones. Entre 2018 y 2022, el sistema agregó R$ 3,9 mil millones al PIB (Producto Interno Bruto) de la economía solidaria.

Otro atractivo del foro es la Feria de la Economía Solidaria, que ocurre todos los días del evento en la Praça XV de Novembro, en el centro de Porto Alegre, entre las 8h y las 19h.

El encuentro se extenderá hasta el sábado (28) y se espera la participación de activistas de diversos movimientos sociales, como líderes indígenas, movimiento negro, LGBTQIA+, estudiantes y sindicalistas, además de los ministros de Medio Ambiente, Marina Silva, y de Salud, Nísia. Trindade.

READ  Después de que Musk anuncia recortes de empleos, Tesla continúa contratando en China
Written By
More from Arturo Galvez
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.