La NASA lanza un satélite para medir la pérdida de calor de la Tierra y mejorar las previsiones climáticas

La NASA lanza un satélite para medir la pérdida de calor de la Tierra y mejorar las previsiones climáticas

Un pequeño satélite de la NASA destinado a medir en detalle por primera vez la pérdida de calor de los polos de la Tierra partió hoy de Nueva Zelanda, como parte de la misión PREFIRE, para mejorar las predicciones relacionadas con el cambio climático.
“Esta nueva información, que nunca antes habíamos obtenido, nos ayudará a crear modelos sobre lo que está sucediendo en los polos y sobre el clima”, dijo en una rueda de prensa a mediados de mayo, la directora de Investigación de la Tierra de la NASA, Karen St. Germán.
El satélite, del tamaño de una caja de zapatos, fue lanzado por la empresa Rocket Lab y despegó desde Mahia, en el norte de Nueva Zelanda, y se espera que la misma empresa lance más adelante un nuevo satélite, de características similares.
Los dos satélites realizarán mediciones en el Ártico y la Antártida para cuantificar por primera vez el calor liberado al espacio.
El fenómeno de pérdida es «crucial porque equilibra el exceso de calor recibido de las regiones tropicales y regula la temperatura de la Tierra», explica Tristan L’Ecuyer, director científico de la misión en la Universidad de Wisconsin.
“Y el proceso que conduce el calor desde los trópicos a los polos es el origen de todo el clima en la Tierra”, añadió.
Con PREFRIE, la NASA quiere comprender cómo las nubes, la humedad o la transformación de una superficie helada en líquido influyen en esta pérdida de calor.
Hasta ahora, los modelos utilizados por los científicos para predecir el calentamiento global, en relación con este parámetro, se basaban únicamente en teorías y no en observaciones reales, explicó Tristan L’Ecuyer.
«Esperamos poder mejorar nuestra capacidad en el futuro para simular el aumento del nivel del mar, así como cómo el cambio climático en los polos afectará los sistemas climáticos del planeta», dijo el funcionario.
El satélite se suma a más de dos docenas de misiones lanzadas por la NASA para observar la Tierra.
Los satélites pequeños como los de esta misión se denominan Cubesat y representan una oportunidad real para responder preguntas específicas a un menor costo, según Karen St. Germain.
Si los grandes satélites más tradicionales pueden considerarse «generalistas», estos más pequeños pueden compararse con «especialistas», subrayó el director de la NASA, añadiendo que la agencia espacial «necesita ambos».

Written By
More from Celio Aragon
Auriculares Skullcandy, Echo Dot 4th Gen y Cowboy Bebop a su precio más bajo hasta ahora
Durante las últimas semanas, hemos tenido contenido sobre Good End, Black Friday...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *