La reciente ambigüedad estratégica de Emmanuel Macron tiene antecedentes. Y afectan directamente a Portugal

La reciente ambigüedad estratégica de Emmanuel Macron tiene antecedentes.  Y afectan directamente a Portugal

La energía verde puede ofrecer un futuro próspero a los portugueses. En el contexto europeo, Francia y Emmanuel Macron están directamente involucrados en el proceso y alimentan las esperanzas portuguesas desde hace varios años. ¿Resultados? O verlos. El proceso fue arrastrado por los franceses de una forma tan dudosa como premeditada.

De hecho, el lobby nuclear francés es uno de los mayores obstáculos para el desarrollo de las energías verdes en Europa. Y el presidente francés ha sido muy proactivo en este sentido.

Este tema es de particular interés para Portugal y los portugueses. Nuestra prosperidad depende en gran medida de la excepcional propensión del país a producir y exportar energía verde.

Curiosamente, este tema fue muy poco discutido en Portugal.

Para Portugal, la prosperidad ya se podía encontrar en los Pirineos Catalanes y el Golfo de Vizcaya, pero los intereses nucleares franceses no se lo permitieron. Y todo indica que esto continuará. Francia es “sólo” el segundo mayor productor mundial de energía nuclear.

Actualmente, el interés nuclear francés es la mayor limitación para el desarrollo de Portugal. Eso parece una exageración, pero no lo es. Los franceses seguirán evitando a toda costa la competencia de las energías verdes en Europa.

Sabemos que la producción de energías renovables es la base para alcanzar el “Objetivo de París”. El objetivo es limitar el calentamiento global a 1,5°C para finales de siglo. ¡Es curioso que este «gol» sea «de París»! Pero aquí vamos.

La oportunidad de Portugal está ahí para todos. Nuestro país, reconocen expertos y organismos internacionales, tiene condiciones excepcionales para especializar una parte sustancial de su economía en la producción y exportación de energías renovables. Ubicado junto al mar, nuestro país es muy soleado, ventoso y tiene una de las zonas económicas exclusivas (ZEE) más grandes del mundo.

READ  El grupo de trabajo tiene cuatro meses para evaluar las dificultades de la formación de médicos

La ZEE portuguesa es especialmente adecuada para la instalación de plataformas flotantes que permitan la producción de electricidad a partir de la energía eólica. Portugal no puede estropear esta bendición.

Tampoco se puede ignorar la aptitud nacional para la producción de hidrógeno verde. En este ámbito, Portugal ya tiene previsto un proyecto que comenzará en Sines en 2024.

Nuestras ventajas energéticas comparativas deben ser explotadas y capitalizadas en mayor riqueza para el país y para los portugueses. Desafortunadamente para nosotros, aquí es donde entran los intereses nucleares.

Sobre el tema de la energía nuclear, el director Emmanuel Macron ha formado una orquesta de doce Estados miembros de la Unión Europea. Sus seguidores de palo son Bulgaria, Croacia, República Checa, Hungría, Finlandia, Países Bajos, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia.

Francia sólo está por detrás de Estados Unidos en el ranking mundial de países productores de energía nuclear. Por encima de todos los demás deseos, el presidente francés aspira a producir (mucha) electricidad a partir de sus centrales nucleares. El interés es exportar electricidad a toda Europa y obtener unos beneficios económicos que deberían ser estratosféricos.

¡Dirigidos por el presidente francés, los doce países presionaron para que la Comisión Europea también reconozca como «verde» el hidrógeno producido a partir de una composición que incluye material nuclear! No hay que olvidar que la principal preocupación ambiental en el campo de la energía nuclear es la de los “residuos radiactivos”, que son muy difíciles de tratar. Estos residuos pueden seguir siendo peligrosos para la salud humana durante miles de años.

READ  Países del Mercosur firman acuerdo de comercio electrónico - Época Negócios

Una cosa es cierta: en condiciones normales, este hidrógeno francés nunca puede considerarse «verde», pero todo es posible con Francia y Emmanuel Macron.

La especialización de la economía portuguesa en la producción y exportación de energías renovables sólo será viable si se integran las redes energéticas ibérica y europea. La implementación de estos enlaces depende de la aprobación francesa.

La interconexión eléctrica está prevista para el golfo de Vizcaya, en el suroeste de Francia. Está prevista la interconexión de redes de gasoductos, que permitirán el transporte de hidrógeno verde, para el Pirineo catalán.

Es fácil comprender las razones que llevan al lobby nuclear francés a constituirse en un obstáculo prácticamente insalvable para la realización de estos acercamientos. Francia hará todo lo posible para quitarle competencia a las energías verdes ibéricas de Europa.

Este proceso llevó muchos años. Estaba estratégicamente bloqueado. Los innumerables avances y retrocesos solo han servido a los intereses nucleares de Francia y Emmanuel Macron. Me temo que Portugal no puede superar esta barrera. Si es así, Portugal perderá una oportunidad única de salir de su condición de país europeo pobre y periférico.

Written By
More from Arturo Galvez
Tras desmayarse por el calor, la guardia real intenta seguir jugando
PAGAl menos tres guardias de la familia real británica se desmayaron durante...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *