Lanza y fragmento de vidrio en el espacio público: un recordatorio de que los ciudadanos no son bienvenidos en las ciudades

La omisión de los ayuntamientos en la gestión de los desmanes practicados, con el objetivo de perjudicar la presencia de colectivos indeseables, se configura como apoyo institucional e incondicional a la barbarie urbana.

Reproducción/Twitter/@pejulioEl padre Julio Lancellotti rompió con un mazo los adoquines instalados en el fondo de un viaducto

En febrero de 2021, el padre Julio Lancellotti, de la Pastoral do Povo de Rua, destrozó los adoquines instalados por la alcaldía bruno covas (PSDB) en el fondo de viaductos en el lado este de São Paulo. A pesar de la exoneración del funcionario que tomó la nefasta acción higienista, ejemplos como este alimentaron las redes sociales con imágenes similares en todo el territorio nacional. El fenómeno higienista se materializó a través de la incorporación de técnicas y materiales hostiles a la permanencia de la población en el Espacios públicos es visible en cualquier ciudad del mundo, exponiendo los niveles de civismo y sociabilidad de gobiernos y grupos sociales. Ojalá tuviera el coraje de actuar como él, aquí mismo, en la calle donde vivo, sin correr el riesgo de ser atacado por vecinos hostiles que, al parecer, están gente que odia a la gente. Para protegerse de lo desconocido, incorporan objetos cortantes, lanzas, plantas venenosas o espinosas en paredes, escalones, frentes de tiendas cubiertas, jardines y cualquier rincón que eventualmente pueda ser utilizado como lugar de descanso de un ser humano. ¿Quién no ha vivido nunca una situación similar a mi informe?

Es en los espacios abiertos destinados al público donde se desarrolla la vida urbana. La densificación de las ciudades es una tendencia mundial que obliga a los profesionales que se ocupan de las formas de atender los comportamientos y necesidades cotidianas de los diversos arreglos sociales de desplazamiento, permanencia, convivencia o simplemente convivencia entre las personas, a buscar soluciones para la constitución de un urbanismo acogedor que la modernidad vial le robó a los ciudadanos. En entrevista con el diario “Folha de S.Paulo”, el presidente del IAB-SP (Instituto de Arquitetos do Brasil en São Paulo), Fernando Túlio, afirma que, en lugar de utilizar técnicas constructivas hostiles, la solución es seguir el camino a la inversa, adoptando el principio de democratizar el uso del espacio público urbano. agrega que prefecturas deben organizar manuales técnicos que indiquen que la población es bienvenida. transformar el calles en espacios confortables es uno de los mayores desafíos para los profesionales que proyectan y diseñan las ciudades contemporáneas. La falta de civismo en el trato con el espacio público destinado a los ciudadanos lleva a la necesaria disociación de dos aspectos que parecen enredados en la vida cotidiana: la hostilidad planificada, proyectada e implementada por los ayuntamientos y demás técnicos públicos de lo que, practicada a diario por ciudadanos y empresas, expone la intolerancia a través de lanzas, piedras, fragmentos de vidrio y otros objetos que impiden la convivencia y convivencia de grupos sociales no deseados en un mismo lugar.. No deseado es cualquiera que no sea parte del grupo hostil.

READ  Santa Rosa Memorial Hospital recibe ayuda de los trabajadores de la salud de la Guardia Nacional

Las consecuencias de una gestión económica desastrosa en todo el pandemia del Covid-19 sobre la vida de los trabajadores brasileños por parte de Nefasto –ese ser que habita el castillo del Planalto y gobierna para las sombras–, quitó de la mesa del 55% de los brasileños el derecho a un plato de comida, un trabajo y, finalmente , , incapaz de pagar el alquiler, la casa, literalmente tirando a millones de personas a las calles. En este contexto, resulta odiosa, abyecta, cruel y vil la actuación del agente público que, con el pretexto de mantener la limpieza o realizar “pequeñas reparaciones”, expulsa del espacio público a familias enteras que encuentran en las calles el lugar de cobijo. para sus hogares. Se encuentran en esta condición fuera de su voluntad. Esperando soluciones gubernamentales. Están apurados. Cuando se les cobra públicamente por sus acciones, los ayuntamientos no hablan y presentan resultados pobres, ineficaces y temporales, cuyos datos, construidos sobre viejas encuestas, quedan expuestos en el paisaje de las ciudades en camas centrales, aceras y pasos inferiores a la vista de cualquiera. Recientemente comenté sobre la adquisición de muebles temporales para el Viaducto Presidente João Goulart (Minhocao), aquí en São Paulo, para atender los fines de semana a un público que busca recreación y esparcimiento cuando, bajo un mismo local, cientos de personas viven en situaciones degradantes. Esas son las prioridades del actual alcalde: circo y entretenimiento, porque el pan lo reparte el padre Julio Lancellotti y miles de personas y empresas anónimas cuya empatía y amor desbordan en sus acciones.

Otras intervenciones hostiles son creadas por grupos formados por individuos que odian convivir y convivir civil y democráticamente en un entorno urbano “no excluyente” con individuos que no comparten las mismas ideas y comportamientos. Encerrados en sus hábitats físicos y morales, expanden sus dominios espaciales, golpeando sistemáticamente con sus acciones la esfera de la vida pública al imponer, en las calles, sus propios manuales de civismo y comportamiento urbano a través de sus peculiares referencias, cuando menos, de convivencia urbano. Las lanzas son solo recordatorios de que los ciudadanos no son bienvenidos en la calle, en el barrio, en la ciudad. La omisión del ayuntamiento en la gestión de los desmanes practicados, con el objetivo de perjudicar la presencia de grupos indeseables, se configura como apoyo institucional e incondicional a la barbarie urbana: quien manda, quien tiene sentido obedece. Cuando grupos sociales y empresas promueven la expulsión de ciudadanos de los espacios públicos utilizando técnicas constructivas hostiles, corresponde a los gestores desarrollar políticas para gestionar el problema: dotar de recursos materiales, técnicos y económicos para regular el uso democrático de los espacios públicos, definiendo departamentos responsables de la inspección y canales de interacción con la población que, en caso de excesos, puedan denunciar la situación. Pero para eso se necesita voluntad política. Y eso, los ciudadanos, sabemos que no la hay.

READ  Feria Espacio Cultural Black Potentes retoma actividades

*Este texto no refleja necesariamente la opinión de Jovenm Pan.

Written By
More from Arturo Galvez
Un estudio muestra cómo Covid-19 dividió Europa
Covid-19 ha creado divisiones potencialmente duraderas en toda la Unión Europea (UE),...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.