Secretario del Tesoro de Estados Unidos pide un impuesto corporativo mínimo global para multinacionales | Economía

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, anunció este lunes planes para trabajar con los países del G20 para implementar un impuesto corporativo mínimo global para las multinacionales, una de las propuestas en las que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) viene trabajando desde hace algún tiempo. El objetivo es que el impuesto promueva “sistemas tributarios estables y justos” y frenar la carrera a la baja que ha sufrido este impuesto. Yellen explicó su posición durante su primera presentación en el Consejo de Asuntos Globales, en Chicago, como titular de la economía estadounidense.

Más información

En un discurso en línea, Yellen condenó esta caída “en los últimos 30 años”. Por esta razón, enfatizó, es importante asegurar que “los gobiernos tengan sistemas tributarios estables que recauden ingresos suficientes y que todos los ciudadanos compartan justamente la carga financiera del gobierno”. En la reunión de Chicago, Yellen también criticó el aislacionismo del expresidente Donald Trump, señalando que el América primero“Estados Unidos primero, el lema republicano” nunca debería significar “Estados Unidos solo”.

El objetivo de esta tasa global es evitar que las grandes empresas se instalen en jurisdicciones de baja tributación y restar ingresos de las arcas públicas, especialmente a partir del enorme proyecto de ley que acompañará a la crisis provocada por la pandemia, que Estados Unidos pretendía mitigar con un ambicioso plan de salud, un estímulo valorado en $ 1,9 billones (10,7 billones de reales), ya aprobado por el Congreso. Esta tasa mínima general, señaló Yellen, puede usarse para hacer que la economía “se desarrolle con más igualdad de oportunidades” y “estimular la innovación, el crecimiento y la prosperidad”.

Para la ex presidenta de la Fed, la credibilidad en el exterior “comienza con la credibilidad en casa”, por lo que puso como ejemplo el aumento previsto de los impuestos corporativos en Estados Unidos, un posible aumento que se producirá, que encontró fuerte resistencia por parte de la clase empresarial. La semana pasada, Biden describió detalles de su programa de infraestructura, uno de los elementos clave en la reconstrucción y modernización de la economía en la fase pospandémica, con una inversión de alrededor de dos billones de dólares. Parte de ese plan, que deberá recibir luz verde en el Congreso en un proceso que se espera sea tormentoso pero que los demócratas esperan finalizar el 4 de julio, se financiará aumentando la tasa impositiva corporativa actual a 21. % – antes de la reforma fiscal de 2017 de Trump, era del 35% – al 28%, y estableciendo la tasa mínima que deben pagar las empresas estadounidenses por sus ganancias en el extranjero en el 21%.

La semana pasada, durante su comparecencia en el Senado, Yellen había defendido el aumento de impuestos porque el país había recaudado “una cantidad muy pequeña” gracias a esta cifra tributaria.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos ya había anticipado a finales de febrero, durante una reunión del G20, el deseo de fijar una regalía mínima para las empresas a escala global en todo el mundo. “Es importante trabajar con otros países para acabar con las presiones de la competencia fiscal y la erosión de la base impositiva corporativa”, dijo el lunes.

READ  Precio del dólar hoy martes al cierre, ¿cuál es el tipo de cambio?

El discurso de Yellen se produce un día antes de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) publique su pronóstico para 2021 en su reunión de abril, un anuncio de que este año inevitablemente estará marcado por la esperada salida del túnel pandémico. Sabiendo que Yellen tiene la intención de participar en la reunión conjunta del Fondo y el Banco Mundial (BM), no se puede excluir la posibilidad de que esta iniciativa global pueda ser discutida.

Estados Unidos está participando en conversaciones lideradas por la OCDE con otros 140 países para alcanzar un acuerdo global sobre un impuesto corporativo mínimo. La OCDE lleva años intentando diseñar, en vano, un nuevo sistema que se adapte a las profundas transformaciones de la economía de las últimas décadas, es decir, adaptado a la creciente digitalización y al predominio de las grandes multinacionales, especialmente los gigantes tecnológicos. , quienes están en el centro de la controversia por su práctica habitual de eludir impuestos.

Inscribirse aquí para recibir el boletín diario EL PAÍS Brasil: reportajes, análisis, entrevistas exclusivas y la información principal del día en su correo electrónico, de lunes a viernes. Inscribirse también para recibir nuestro boletín semanal los sábados, con los aspectos más destacados de la cobertura durante la semana.

Written By
More from Arturo Galvez

Descubrimientos ‘increíbles’ prueban huracanes de plasma en el espacio

Los científicos dijeron que habían confirmado la existencia de huracanes espaciales de...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *