Trampa – Economía – Estadão

El fin de año es una celebración, pero roza la irresponsabilidad. No solo en calles concurridas. El exceso de presupuesto va en aumento y el mercado se muestra complaciente.

La ley de orientación presupuestaria, desconectada de la crisis presupuestaria y sanitaria, produjo un gasto más rígido. La ley protegió 59 proyectos de bloqueo presupuestario “prioritarios”, muchos de ellos de Defensa, y aumentó la discreción legislativa en la asignación de recursos, mediante enmiendas parlamentarias.

La llamada PEC de emergencia, que tiene como principal objetivo la reducción de la masa salarial, fue aplazada por el Senado hasta el 2021. Es una emergencia solo de nombre y tuvimos que navegar en 2020, no solo para contener la degradación de cuentas públicas, sino también para proporcionar (algo) igualdad entre los trabajadores del sector público, libre de la crisis, y el sector privado, que sufre de desempleo y caída de ingresos. Las señales, por ahora, son negativas, ya que las medidas son superficiales y tímidas.

Un embrollo reciente es la propuesta de incrementar el fondo de tenencia del municipio, en la etapa final de tramitación. La medida va en contra del ajuste fiscal y debe combinarse con una discusión más amplia sobre la modificación del pacto federal. Aun así, el gobierno no solicitó la eliminación de la agenda.

La presión por más gasto es proporcional a la debilidad del gobierno y la falta de convicción sobre el ajuste fiscal. En ausencia de un programa ejecutivo sólido, el Congreso intenta ocuparse de sus propios asuntos. Izquierda y derecha están en la prescripción de un gasto creciente, mientras que el momento exige austeridad en la asignación de recursos, en calidad y en cantidad.

READ  Tendencias 2021: Después de un año de cosecha y buenos precios, la producción de café será menor en Brasil - Revista Globo Rural

La ineptitud del gobierno aún no ha golpeado completamente a la sociedad. Las evaluaciones del gobierno en diciembre – DataFolha, CNI Ibope y XP Ipespe – muestran resiliencia, incluso con la reducción de la ayuda de emergencia de R $ 600 a R $ 300. La suma de lo excelente y lo bueno es del 35% al ​​38% frente al 29% -35% de hace un año. La aprobación neta (aprueba menos desaprueba) está en el campo positivo, entre 2% y 5%, frente a -9% y -4%.

El carácter global de la crisis sanitaria y la responsabilidad compartida con las entidades de la Federación ayudan a salvar al Presidente. Y su discurso sobre “afrontar” la enfermedad y cómo el aislamiento daña la economía ha abarcado segmentos de la sociedad. Como resultado, el porcentaje de quienes piensan que la gestión de la salud es mala o terrible ha disminuido del 58% en mayo al 48%. Además, la adhesión al aislamiento social se ha desplomado, incluso en medio de la segunda ola de Covid-19.

La pandemia ha desviado la atención de la precaria agenda del gobierno y la sociedad parece estar dando al gobierno el beneficio de la duda. Esto ayuda a garantizar que los errores en la política económica no se materialicen rápidamente. La aprobación de Dilma cayó más crítica que en el segundo mandato, cuando surgieron los errores del primero.

Sin embargo, la caída en la aprobación podría llegar antes para Bolsonaro, quien ha hecho tantas promesas. Ciertos factores contribuyen a ello.

La sociedad está madurando y la demanda está aumentando. Es interesante mencionar el aumento de la intención de las personas de ahorrar superávits presupuestarios (del 37% en julio al 69% en diciembre), según una encuesta de Febraban / Ipespe. Quizás como lección de la pandemia, existe una mayor preocupación por el futuro. Un signo de madurez.

READ  Oportunidades para ellos: Formada por mujeres, plataforma independiente promueve la igualdad de género | Bradesco

Se espera que la falta de una vacunación oportuna cause estragos. La comparación global deja a Brasil indiscutiblemente mal. Incluso entre otros “negacionistas”, la vacuna llega antes, como México y Estados Unidos. Y los recursos no pueden faltar.

Finalmente, a pesar de la resistencia del respaldo, el panorama es complicado, ya que Bolsonaro es mucho menos popular que los presidentes anteriores en su primer mandato. Según CNI-Ibope, la aprobación neta de FHC y Lula fue del 21%; Dilma, 32%; y el de Bolsonaro está al 2%. La confianza (neta) en el presidente tiene un promedio negativo de -7%, mientras que FHC tiene un 19%; Lula, 25%; y Dilma, 28%.

El impopular Bolsonaro podría reaccionar con populismo en la economía, aumentando aún más el riesgo de deslizamiento. En qué trampa ha entrado el país …

Consultor y doctorado en economía por la USP

Written By
More from Arturo Galvez
China lista para enviar la primera tripulación a su estación espacial
China ahora está buscando espacio por su cuenta y está en proceso...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *