Janus, una peculiar estrella de dos caras descubierta | Astrofísica

Janus, una peculiar estrella de dos caras descubierta |  Astrofísica

Algunas personas son hipócritas, en sentido figurado, por supuesto. En la mitología romana, el dios Jano literalmente tenía dos caras, una mirando hacia adelante y la otra mirando hacia atrás, lo que representa transiciones y dualidad. ¿Y si fuera una estrella de dos caras? Sí, eso también existe.

Un equipo de científicos observó una estrella enana blanca, los restos calientes de una estrella que son objetos densos en el cosmos, y la llamó Janus, precisamente porque tiene la particularidad de estar compuesta de hidrógeno por un lado y helio por el otro.

“Janus es el dios romano de dos caras, por lo que nos pareció muy apropiado. Además, Janus es el dios de las transiciones y la enana blanca podría pasar de una atmósfera compuesta por hidrógeno a una atmósfera compuesta por helio”, explicó Ilaria Caiazzo, astrofísica del Instituto Tecnológico de California (Caltech), EE. UU., y responsable del trabajo que ahora se publica en revista Naturaleza.


Ilustración de la estrella enana blanca Janus, con el lado más oscuro representando helio y el lado más brillante hidrógeno
K. Miller/Caltech

Esta estrella se encuentra en nuestra galaxia, la Vía Láctea, a unos 1300 años luz de la Tierra. Un año luz es la distancia recorrida por la luz en un año, aproximadamente 9,5 billones de kilómetros.

Janus es bastante masivo para una enana blanca, con un 20% más de masa que nuestro Sol, pero comprimido en un objeto con la mitad del diámetro de la Tierra. Esta estrella rota cada 15 minutos, algo muy rápido, dado que las estrellas suelen tardar entre unas horas y unos días en completar este movimiento.

“Las enanas blancas se forman al final de la vida de una estrella. Alrededor del 97% de todas las estrellas están destinadas a ser enanas blancas cuando mueran”, dice Ilaria Caiazzo.

READ  James Webb captura galaxias similares a la Vía Láctea en el universo primitivo

“Nuestro Sol, por ejemplo, actualmente está quemando hidrógeno a helio en su núcleo. Cuando se agote el hidrógeno, el Sol comenzará a quemar helio y convertirlo en carbono y oxígeno. Y cuando el helio también se agote en el núcleo, el Sol expulsará sus capas exteriores al espacio, en lo que se llama una nebulosa planetaria, y el núcleo se contraerá lentamente hasta convertirse en una enana blanca”, resume el investigador del Instituto Tecnológico de California.

La buena noticia para los terrícolas es que pasarán otros 5 mil millones de años antes de que esto le suceda a nuestro Sol.

El culpable podría ser el campo magnético.

Janus fue descubierto a través de una suite de observación en un telescopio, la Instalación Transitoria Zwicky, en el Observatorio Palomar en California, y otros telescopios terrestres realizarán más observaciones.

Después de que se forma una enana blanca, sus elementos más pesados ​​caen al núcleo de la estrella, mientras que los más ligeros (el hidrógeno es el más ligero, seguido del helio) flotan hacia arriba. Janus puede ser una enana blanca en pleno proceso de transición, pero con la particularidad de tener un lado con hidrógeno y el otro con helio.

Los investigadores sospechan que su campo magnético podría ser el responsable de esta asimetría. Si el campo magnético es más fuerte en un lado que en el otro, como suele ser el caso con los objetos celestes, un lado puede tener menos mezcla de elementos, convirtiéndose en hidrógeno pesado o helio pesado.

READ  Estas pueden ser las características del OnePlus 10 Pro

«Muchas enanas blancas tienen que pasar por esta transición, y es posible que hayamos atrapado una en el acto, debido a la configuración del campo magnético», agrega Ilaria Caiazzo. Janus no es la única enana blanca exótica que hemos visto. Ilaria Caiazzo pertenecía a un equipo científico que, en 2021, presentó una enana blanca de pequeño diámetro (un poco más grande que nuestra Luna) y que poseía la mayor masa y el menor tamaño de todas las enanas blancas conocidas.

“Cada vez que miramos las estrellas desde un ángulo diferente, a veces nos sorprendemos e incluso perplejos”, explica el científico. «La fenomenología estelar es extremadamente rica y no hay dos estrellas iguales si las miras de cerca».

Written By
More from Celio Aragon
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *