Nuno Peixinho, el astrofísico “perpetuado” en un asteroide que hace ciencia “a largo plazo”

“Pensé en rendirme varias veces, pero me gusta mucho, soy bueno en lo que hago”, confía a Lusa, sin vergüenza, la investigadora de la Universidad de Coimbra y del Instituto de Astrofísica y Ciencias Espaciales y ex presidente de la Asociación de Becarios de Investigación Científica.

El astrofísico portugués llegó a los titulares esta semana por nombrar un asteroide descubierto el 16 de septiembre de 1998 durante una campaña de observación en el Observatorio Lowell en Estados Unidos.

Anteriormente designado (40210) 1998 SL56, el asteroide pasó a llamarse (40210) Peixinho, por decisión, publicada el lunes, por el Grupo de Trabajo para la Nomenclatura de Pequeños Cuerpos de la Unión Astronómica Internacional, una organización liderada por el astrónomo, también portugués, Teresa Lago. La propuesta de nombrar el asteroide provino del Observatorio de América del Norte.

El “Peixinho” es un cuerpo rocoso que pertenece al cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, y orbita el Sol a una distancia promedio tres veces mayor que la que existe entre el Sol y la Tierra, completando una órbita en unos 5,3 años. .

Nuno Peixinho se especializa en la caracterización física y química de pequeños cuerpos del sistema solar, como asteroides, cometas y objetos transneptunianos (cuerpos helados que orbitan el Sol a una distancia media mayor que la de Neptuno).

A través de su trabajo, centrado principalmente en la observación y estudio de objetos transneptunianos, viajó a las Islas Canarias y la Sierra Nevada, España, pero también a Hawai, Estados Unidos y Chile para observar estos cuerpos con telescopios y “percibir cómo se trabajar “desde un punto de luz.

“Es fantástico intentar averiguar cómo funcionan las cosas y por qué”, dice, argumentando, para aquellos que están más inseguros, que su trabajo puede ayudar a comprender cómo se formó el sistema solar o cómo apareció la vida en la Tierra.

READ  REVELADO: ¡La razón por la que eliminó el sonido de inicio de Windows!

El futuro “es el espacio”, dijo, y un día “la humanidad tendrá que buscar alternativas” para sobrevivir, “en otro planeta o en una ciudad en el espacio”, porque la Tierra no es eterna, aunque su fin muy lejano. se ha predicho en los libros de texto durante miles de millones de años.

Románticamente, la obra de Nuno Peixinho tiene poco y hasta puede resultar aburrida y generar noches de insomnio, según admite: en lugar de mirar al cielo a través de la lente de un telescopio, miramos a un ordenador. Al que enviamos la imagen del cielo captada. por la cámara digital de un telescopio, horas a la vez, noches enteras.

Sin perspectivas de una vida estable, idea a la que se ha acostumbrado desde hace mucho tiempo, el científico no formó una familia, alquiló una casa en lugar de comprar, investigó de forma intermitente.

“Nadie se está aventurando en grandes proyectos, no sé dónde estaré dentro de tres años”, explica el delegado portugués al Comité de Usuarios del Observatorio Europeo Austral, que opera uno de los telescopios más grandes del mundo.

Un investigador con beca o contrato a plazo fijo puede estar “meses sin tocar un céntimo” mientras espera el resultado de un nuevo concurso, donde uno “invierte muy en serio”, en detrimento del “ritmo” del trabajo científico. en marcha, una vez, que es un proceso “muy competitivo”.

“Pero, de hecho, me gusta mucho y, en medio de las dificultades, logramos sobrevivir”, asume, reiterando su gusto por la investigación científica.

“Han pasado años y años haciendo esto, ahora es absurdo hacer otra cosa, ¿y qué? Es otro mundo, significa cambiar radicalmente, implica una segunda vida, partir de cero”, justifica el astrofísico.

READ  El asteroide atravesará la Tierra a gran velocidad en marzo

Su precaria vida en el ámbito científico se basa en becas y contratos laborales de duración determinada.

Todavía enseña en la Universidad de Coimbra a estudiantes de maestría de la Cátedra de Ciencias Planetarias, pero de forma gratuita. Un ejemplo de “voluntariado de científicos”, expresa Nuno Peixinho, quien recientemente es miembro de la coordinación regional del Centro de la Federación Nacional de Docentes (Fenprof).

El astrofísico pone el dedo en la llaga: en Portugal, la investigación científica la realizan principalmente becarios y emprendedores. “La carrera científica está prácticamente muerta, no hay concursos abiertos, solo para la carrera docente”, lamenta, y agrega que las universidades, que aglutinan centros de investigación, “están ellas mismas infradotadas”.

Para Nuno Peixinho, la Fundación para la Ciencia y la Tecnología -la principal entidad dependiente del gobierno que subvenciona la investigación científica en Portugal, en particular mediante subvenciones y contratos de duración determinada- “es el trabajo temporal del país”.

“Paga becas y contratos de trabajo temporal y las instituciones de educación superior no tienen responsabilidades ni cargos”, critica, defendiendo un “programa de integración a la carrera científica”, con una programación de concursos y fijación de vacantes.

Un asteroide como el que lleva su nombre “podría tener millones de años en un solo lugar”. Nuno Peixinho persiste en el lugar que llama suyo, el científico. “Aquellos a quienes les gusta tienen que seguir adelante. Solo me rindo cuando no vale la pena y esa es la parte que aún no he descubierto”.

Written By
More from Celio Aragon

Google Duo dejará de funcionar en algunos teléfonos inteligentes Android

En medio de toda la confusión que generó el bloqueo, Google terminó...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *