Canoa maya hallada en México estaba en ‘portal del inframundo’, según estudio | Arqueología

Canoa maya hallada en México estaba en ‘portal del inframundo’, según estudio |  Arqueología

Una investigación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México, en alianza con otros laboratorios arqueológicos internacionales, llegó a nuevas conclusiones sobre una canoa maya descubierta hace dos años en una cueva submarina. Los expertos sugieren que puede haber sido creado como una ofrenda.

El barco se localizó durante las excavaciones que condujeron a un proyecto ferroviario cerca de las ruinas de Chichén Itzá, que alguna vez fue una importante ciudad maya. El objeto estaba dentro de un cenote, un tipo de piscina natural de agua dulce común en la región, junto con varias partes de esqueletos de animales.

Con 2,15 metros de largo, 45 centímetros de ancho y 36,5 centímetros de calado, la canoa se encuentra prácticamente intacta, lo que facilitó el trabajo de análisis por parte de los científicos. Además del material de la vasija, se estudiaron los 38 restos óseos que la rodean.

nuevos avistamientos

En segundo Anuncio del INAH, entre los huesos se ha identificado una coincidencia con ejemplares de armadillo, pavo, perro, águila e incluso un metatarso de pie humano. Es precisamente la presencia de esta estructura humana y la preponderancia de restos de armadillos lo que ha llevado a los especialistas a teorizar el uso de la canoa maya en un ritual.

«Los restos del armadillo, cuya habilidad para nadar le permite contener la respiración y atravesar cuerpos de agua, serían una alusión a la entrada al «inframundo». En la concepción maya, los cenotes y las cuevas inundadas o semiinundadas eran portales a este espacio cosmogónico”, dice la arqueóloga Alexandra Biar.

READ  Los hospitales de Nuevo México abrumados por el Covid-19 regresan a EE. UU.

El uso ritual de la canoa también se ve reforzado por la morfología de la embarcación. Jesús Gallegos Flores, vocero del INAH, explica: “La proa y la popa del barco son muy pesadas. Esta característica limitaría su capacidad para navegar en aguas más dinámicas”.

A partir de estos análisis, también fue posible identificar, con más precisión, la edad del objeto. Inicialmente, se pensó que databa del 830 al 950 d. C., como la mayoría de los hallazgos arqueológicos en la región; pero las pruebas con carbono 14 demostraron que el material era del siglo XVI.

Esto sugiere que las prácticas rituales mayas asociadas con cuerpos de agua continuaron incluso durante el período de contacto con los colonizadores españoles. Sin embargo, los expertos señalan que los datos pueden haber sido alterados por la alta concentración de microplásticos en el cenote. Por lo tanto, ya se planean nuevas inmersiones para recolectar muestras adicionales.

Por respeto a la convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) sobre la protección del patrimonio subacuático, la canoa no fue desembarcada. Así, incluso sumergido, todas las investigaciones realizadas deben hacerse en el sitio o a partir de modelos 3D.

More from Ambrosio Badillo
Es la clínica 35 del ejemplo nacional de reconversión hospitalaria del IMSS
Alejandro VargasEl Diario Juárez Domingo 15 de noviembre de 2020 | 12:53...
Read More
Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *